Nuestros Legionarios Mártires
Enda Dunleavy, Secretario del Concilium

Descarga en PDF

Disponible en idioma inglés.
Habiendo sido solicitado para dirigir la Conferencia de P.P.C. de esta tarde (31 de Oct. 2009) me trajo de vuelta en el tiempo a mi primera Conferencia de P.P.C. la cual tuvo lugar en Francia (1960 y 1961) y luego en las Tierras Altas de Escocia (1962 y 1963) y a eventos anteriores a éste cuando llevamos a cabo un círculo semanal francés para Corresponsales en Annunciata House establecida por el difunto Hno. Harry O'Carrol. Teníamos como profesor de francés a la Srta. Louise Gavan Duffy quien en 1916 estaba entre los equipos de mujeres luchando y suministrando servicios médicos y apoyos en la Oficina Principal de Correos. (GPO). Estaba considerada como una mujer extraordinariamente valerosa de su época y su participación como miembro significó mucho para Frank Duff y los legionarios de esa época. Y entre los nuevos Corresponsales Franceses que asistieron al Círculo Francés estaba Maurice Foley quien fue designado Corresponsal en Dakar, Senegal. Realmente guardo un recuerdo precioso de él, una tarjeta postal de Cross Lane Hospital, Scarborough, fechada el 22 de Julio de 1958. A pesar de haber estado enfermo en el hospital durante tres semanas, promete escribir la carta a Dakar y tenerla lista, para mediados de la próxima semana, ¿le vendrá bien esto? Se mantiene en decir: “Puede que estés interesado en escuchar que un grupo de estudiantes del Colegio Universitario de Dublín (UCD) acaba de llegar a Londres y están trabajando con el Praesidium allí. Tenía la esperanza de unirme a ellos pero no será posible ahora”. Estaba hablando de los primeros voluntarios de P.P.C., “Apóstoles Vacacionales”, así fueron llamados y el primer equipo registró 12 conversiones testificadas a la fe Católica. Es bueno saber que la P.P.C. ha mantenido desde entonces esa prioridad en nuestras mentes, la búsqueda de conversiones a la fe Católica. Maurice fue el primer Presidente de P.P.C.

Cuando me solicitaron la charla, pedí consejo para mi tema. Me sugirieron Los Macabeos. Como este tema fue también apreciado por el Hno. Duff, estaba feliz de acceder a leer de nuevo este libro de la Biblia y de seleccionar lo que más le interesaba de este asombroso entreacto en la historia del Judaísmo. Leerlo fue confirmar mi creencia de que la historia de todas las naciones para bien y para mal es encontrada representada en la historia de los judíos. Lo que más disparó su imaginación en la historia de los Macabeos y su lucha por la preservación de su fe y su patria fue el martirio de los siete hermanos y su madre en Macabeos 2,7. La historia tiene mucho que ver con la devoción a la verdadera fe la cual es también asunto de P.P.C.

La historia de los Macabeos encuentra también paralelismo en la Legión y especialmente en sus Mártires. Así pues, recordemos a nuestros mártires ya que sus espíritus nos sostengan. Tengo una colección de Maria Legionis que empecé desde el primer momento en que ingresé a la Legión. Esos primeros números, los recordaré vivamente y la mayor parte de los artículos tratados en ellos. Más tarde, cuando surgió la oportunidad, la completé con los anteriores números hasta el día de hoy, que he completado la colección. Desgraciadamente, con el paso del tiempo, la gente me iba pidiendo un número u otro y como no teníamos fotocopiadoras, la colección se me fue quedando incompleta. Recuerdo que Malta quería tener la colección completa y esto me hizo quedarme sin más números. Sin embargo, los que quedaron siguen siendo muy valiosos.

Encuentro que el primer mártir legionario mencionado es Fr. Joseph Seng (o Cheng, también pronunciado Shen, siendo su nombre Chino completo Shen Shi-Xian). La primera vez que conoció a la Legión fue como estudiante en Roma. Mientras enseñaba en el Propaganda Fide College en Roma, llevó a cabo la gran tarea de traducir el Manual de la Legión al chino. Su primera copia enviada a China se perdió. Empezó de nuevo. Después de ordenarse, pasó dos meses en Dublín en 1949, conociendo a Frank Duff, profundizando en su conocimiento de la Legión, asistiendo al Concilium. A su regreso a China fue designado a la Oficina Central Católica en Shanghai, donde conoció a Fr. McGrath y renovó su compromiso con la Legión, llegando a ser el Director Espiritual de la Curia de habla Inglesa de Shanghai y Director Diocesano Espiritual también. Viajó a Tientsin donde cayó en gracia a los legionarios hasta el punto de llamarle “Tío Joe”. Sabiendo que sus movimientos estaban bajo vigilancia, no dudó en adoptar el disfraz de un mendigo vestido con ropa harapienta y así visitó a Obispos de varias diócesis para promover la Legión. En aquél entonces, mientras la campaña contra la Iglesia Católica empeoraba, él junto con Fr. Aedan McGrath concentraron sus energías en el trabajo de la Oficina Católica Central, la cual, con la ayuda de la Legión, puso sobre aviso a los católicos de toda la China sobre todos los movimientos planeados por los Comunistas para socavar las bases de la Iglesia, especialmente la estratagema de la “Asociación Católica Patriótica” designada a separar la Iglesia de Roma. Su foto aparece en la portada del Volumen 9, Nº 2 de 1953. El texto lo describe como “Director Espiritual de la Legión en Shanghai y co-traductor del Manual al Chino. Su encarcelamiento por sus actividades legionarias le condujo a su muerte en una prisión Comunista. La fecha de su muerte en prisión parece haber sido por la Navidad de 1952.

Fue el primero de muchos legionarios mártires. Es un hecho importante a establecer. ¿Fue él nuestro primer mártir legionario? También está Fr. Beda Chang, S.J. que fue arrestado al mismo tiempo que Fr. Seng. Fue el Director del Colegio secundario San Ignacio y Director del Cuerpo Docente en la Universidad Aurora. Amigo y consejero de los estudiantes, habría sido sin duda un partidario de la Legión. Murió quizás, un año antes que Fr. Joseph Seng. Él fue el primer mártir de la era Comunista en China. Hubo otros que dieron sus vidas por las mismas fechas pero, como dijo Mons. Riberi, incluso en el caso de los sacerdotes, su destino a menudo llega a ser conocido sólo a través de circunstancias accidentales.

Sin embargo sabemos de algunos de esos otros. Hno. Fan-lan-peng, Presidente de la Curia de Taiyuan, fue ejecutado junto con el Secretario de su Curia el 24 de diciembre de 1952. Detalles de su valor heroico están registrados en Maria Legionis de junio-agosto de 1956. “No tengo miedo de morir”, dijo a sus torturadores, “Por el contrario, lo considero una bendición, porque me trae libertad y unión eterna con mi Señor y Salvador”. Su último grito fue “Larga vida a la Legión de María”.

El Hno. Chang Huan-Hsiang, Presidente del Senatus de Beijing, fue otro. Como Presidente de lo que fue considerado como el Senatus Nacional de China, conoció lo que estaba reservado para él si no renunciaba a la Legión. Acusado por los miembros de su propia familia, fue encarcelado, torturado y finalmente condenado en juicio público y lo mataron a garrotazos en su ciudad natal. El testigo fue un sacerdote encarcelado en una celda contigua, el cual escuchó su última confesión, Fr. J. Schyns, un misionero de Scheut y ex Rector de la Academia Verbist, Beijing.

El Hno. Francis D.S. Shen, Presidente del Senatus de Shanghai, padre de 7 hijos, es otro de los arrestados en esa misma época. Su mujer lo animó a perseverar en la Legión, diciendo “Cuidaré a los niños”. Arrestado el 7 de Octubre de 1951, según Philomena Hsieh (La Nube Brillante, Taipei 2003), fue sentenciado a 12 años en prisión. A causa de que persistió en la enseñanza de la fe, fue sometido a un segundo juicio, condenado a muerte y ejecutado el 30 de Noviembre de 1963.

En su charla al Comitium de Los Angeles en 1957, Fr. John Chinn, un antiguo Director Espiritual en China dijo que más de 2000 legionarios Chinos habían derramado su sangre por la fe. Otros, principalmente misioneros expulsados dijo que era imposible saber los números. Todo lo que podían decir era que en cualquier parte los legionarios habían sido detenidos, interrogados bajo coacción y encarcelados. Muy pocos renunciaron a su pertenencia a la Legión y aquellos que lo hicieron, según Frank Duff, fueron a menudo sospechosos de haber sido infiltrados en la Legión para proporcionar información. Algunos de los que traicionaron y flaquearon, fue sabido más tarde, que se arrepintieron y fueron a la policía a retirar su renuncia.
Frank expuso el asunto con vehemencia cuando dijo en un folleto que escribió en 1965 a instancias de Tom Smith “Guardo un rencor personal hacia Mao. Asesinó a 40.000 de nuestros legionarios”. Cómo llegó a esa cifra. “Los misioneros expulsados estaban informando a Roma o a sus Congregaciones.” dijo. Después estaban viniendo aquí. Lo entendimos por completo.

La Hna. Eamonn O’Sullivan (Molly para sus amigos Corkonianos), una Misionera Franciscana de María, quien fue una ferviente legionaria, Directora Espiritual en Beijing murió el 1 de Septiembre de 1966 en Hong-Kong después de haber sido metida en un carrito de equipaje del ferrocarril de la Red Guards y arrojada desde el puente de Lowu, que separaba a China continental de Hong-Kong. La historia de los sufrimientos que soportó por manos de los Guardianes Rojos es contada en el libro de Fr. Des Forrestal (El Puente de Lowu – Veritas 1987). Sus restos fueron traídos de vuelta a casa, en Cork, donde el Alcalde y el Concejo Municipal los recibieron en la Municipalidad antes de que el funeral llegase a su última etapa en el Convento de Loughglynn. Ella seguramente está también entre los mártires de la Legión. Fr. Forrestal en su libro habla de los cientos de jóvenes legionarios que asistieron a los barracones policiales, no para firmar su confesión sino equipados con mantas para dormir listos para ir a prisión antes que renunciar a la Legión. Esto ocurrió no sólo en un sitio sino en muchos lo cual avergonzó a la policía de forma que algunos protestaron a las altas autoridades como quedó registrado por el Internuncio Riberi.

El escenario luego es Africa. Haciendo referencia de nuevo a nuestro Círculo Francés con la Srta. Gavan Duffy, recuerdo nuestra consecución un detallado informe sobre Dahomey, Capital de la moderna República de Benin, la cual contó una historia diferente pero una vez más de mártires legionarios. Era y sigue siendo la costumbre étnica de que las chicas en una familia eran vistas como un activo financiero porque podían ser dadas en matrimonio por una dote. Esto no es necesariamente malvado porque ha protegido a las chicas en sus años de juventud. De hecho, recuerdo en un reciente informe sobre Africa Central, donde a un joven se le había dado su novia en un pagaré, cuando el falló al presentar la dote, la cual probablemente fue un número concreto de ganado, los padres de la chica vinieron y “confiscaron a la novia”. En cualquier caso, había un Praesidium de chicas que se habían convertido en cristianas y habían sido bautizadas. Pero un número de ellas, tres si recuerdo bien, fueron dadas en matrimonio a paganos. Estas jóvenes legionarias rechazaron casarse con estos hombres paganos. El resultado, que sabían bien cual era, fue que fueron asesinadas. Hasta donde sé, fueron ellas nuestras primeras mártires en Africa. Desde aquél momento, como pasó en China, el rol de los mártires legionarios ha aumentado y continúa aumentando. Algunos nombres los conocemos pero la mayor parte no. Aquí hay algunos que han sido incluidos por haber muerto por la fe y por haber persistido en su trabajo de la Legión a pesar de las advertencias. Esto está sujeto a verificación de los informes originales.

Balthasar Kalamu, uno de los primeros legionarios de Kasaye murió por la fe en 1961.
Fortunat Kabangele, Secretaria de la Curia de Mweka, también en Kasaye, Congo.
François Ilunga, Presidente del Praesidium de Ruwe, Kolwezi, Congo.
Abbé Thomas Beya, primer traductor del Manual Tschiluba.
Pierre Boumsang, Presidente del praesidium en el país Bassa, Camerún.
Laurent Yumba, Presidente de la Curia de Kiambi, Congo.
Bernard Mabika y Henry Makena, Presidente y Secretario de la Curia de Lusambo, Kasai.
La beata Marie Clémentine Nengapeta conocida como Anuarite quien fue activa en la Legión en Bafwabaka, Congo, martirizada en 1964 por Simbas el cual había deportado algunas monjas y cuyo líder había elegido a Anuarite para él mismo.
Cardenal Emile Biayenda de Brazzaville, un legionario y Director Espiritual legionario asesinado el 23 de Marzo de 1977.
 
Breve biografía de la beata Marie Clémentine Nengapeta.
La beata Marie Clémentine Nengapeta
Libro: Fiel hasta la muerte.
 
Cada uno de estos nombres representa un ejemplo de heroísmo. Cojamos uno, Pierre Boumsang del país Bassa cerca de Edea, Camerún. Aquí está lo que el registro dice:
“Un presidente distinguido del praesidium en el país Bassa afiliado a la Curia de Samba fundado por la difunta Hna. Eileen Sheehy fue el Hno. Pierre Boumsang. Fue Concejal de la ciudad y reconocido como el pilar de su pueblo. El subprefecto para el área, un protestante, notó el aumento de ataques terroristas en los puestos de la Misión, decidió que Pierre estaba en peligro y le ofreció a él, su mujer e hijos, protección en un lugar cercano al Cuartel General de la zona. Pierre se lo agradeció y dijo “Soy el catequista de aquí. Qué clase de lección de catecismo sería para nuestros cristianos si ahora abandono? Los terroristas llegaron, Pierre les hizo frente con las palabras de Nuestro Señor: “soy yo a quien buscan, dejen a estos irse en paz.” Lo agarraron a él y también al profesor, un sobrino suyo que también era legionario. A la entrada del pueblo Pierre dijo “Estos son los límites de mi pueblo. Prometo que no abandonaré a mis cristianos, así que mátenme aquí si quieren”. Por lo que allí mataron a los dos con cuchillos. Al siguiente día los cristianos recuperaron sus cuerpos y los enterraron en el pueblo”.

No puedo pasar el Congo sin mencionar a una Enviada famosa que podría ser olvidada hoy, Anne O´Connor. A través de todo ese período fratricida, ella nunca cesó de viajar animando y enviar informes. Siempre que llegaba a un control militar, se dirigía al oficial al cargo como “Legión de María – De paso!”. Tanto que los soldados Congoleses la llamaban “General Jupe” y los praesidia se multiplicaron entre los soldados también.

Algunos de los informes que Anne envió son horrorosos de leer pero tiene sentido la lectura si somos serios sobre nuestra fe. Aquí hay uno tomado de Maria Legionis, número 1 de 1962.

De Laurent Yumba, el siguiente informe nos fue dado por un Sacerdote:
“Laurent era un profesor y fue capturado por sus alumnos de sexto año de primaria quienes lo llevaron a Manono, maltratándole por el camino. Al llegar a Manono, fue encarcelado con otros profesores y empleados de la Géomine, alrededor de 30 en total. En la cárcel, nuestro querido Hno. Laurent Yumba instruyó y preparó a 11 de sus compañeros de prisión para el Bautismo. En el día de su muerte, el ejecutor comenzó tomando un trago de sangre humana y luego se puso manos a la obra. A Laurent y sus compañeros les hizo primero beber gasolina; luego fueron cortados los miembros de sus cuerpos, brazos, oídos, narices, etc., después de esto los restos mutilados se apilaron en un montón para arder.
Así fue su martirio, un heroico testimonio a nuestra fe. Aquí en Sola, celebramos una Misa Réquiem solemne – pero por mi parte, la ofrecí como Misa de acción de gracias por esta gracia maravillosa. Nos permite regocijarnos en el Señor quien ha estado encantado de elegir para Él almas de su elección de entre los legionarios de Africa. Qué fuente de gracia para nuestras comunidades Cristianas de jóvenes inestables”.

Menciono estos nombres y sus historias de forma que podemos tomar inspiración de ellos. Ellos dan gloria a nuestro movimiento. Su valentía nos inspira. Aún deberíamos recorrer las palabras de Frank Duff “Aunque el carácter puede ser mostrado en los grandes momentos, es en los momentos pequeños que es hecho”. Así que incluso si uno no es llamado al martirio como lo fueron nuestros hermanos/as Chinos/as y Africanos/as, sin embargo podemos entrar en el mismo camino mostrando valentía en los pequeños momentos.

Por último, no sería correcto omitir mencionar a Mary Lee Walters, secretaria del comitium de Pittsburg, una mártir de pureza. Fue una joven mujer maravillosa, una legionaria realmente activa y sensacional, quien se quedó en su sitio para terminar algún trabajo. Fue interceptada por un hombre, al que resistió y no respondió a sus insinuaciones. A pesar de múltiples puñaladas, luchó hasta el final y dio su vida por su virtud. Frank Duff dijo de ella, “Sería incluso un mejor ejemplo que Santa María Goretti ya que, además de su resistencia heroica, tenía un estimulante historial de trabajo apostólico”.

Un aspecto de los sufrimientos de los legionarios era que los católicos de cualquier parte, tanto en China donde ocurrió el primer martirio como en el Congo una década más tarde, fueron despertados a la importancia de la Legión y se dieron cuenta que ellos también fueron llamados a ser activos por la fe. Por ejemplo la Diócesis de Tiyuan, China, un gran lugar con una gran población y mucha industria. El Nuncio Riberi y Fr. McGrath habían sido llamados para una movilización pero la Diócesis no llegó a saberlo y un gran ataque Comunista se dio sobre la Legión provocaron martirios. También en el Congo, los cristianos que estaban desanimados, comenzaron a oír sobre la Legión, pensaron que si era tan importante para los comunistas que los misioneros legionarios estuvieran afuera, entonces debería ser algo bueno. Este proceso de pensamiento ayudó a la rápida extensión de la Legión.

Y para que no creamos este salvajismo sin comparación, permítasenos terminar con un extracto de los Macabeos tan importante en la mente del Hno. Duff.

El glorioso martirio de los siete hermanos y su madre.

Capítulo 7

1 También fueron detenidos siete hermanos con su madre, y el rey quiso obligarlos, haciéndoles azotar con correas de cuero, a comer carne de cerdo prohibida por la Ley.
2 Uno de ellos tomó la palabra en nombre de todos y dijo: «¿Qué exiges y qué quieres saber de nosotros? Estamos dispuestos a morir antes que desobedecer a la Ley de nuestros padres».
3 Furioso, el rey ordenó poner en el fuego ollas y sartenes. En cuanto estuvieron calientes,
4 ordenó que le cortaran la lengua al que había hablado en nombre de todos, que le arrancaran el cuero cabelludo y le cortaran las extremidades ante los ojos de sus hermanos y de su madre. 5 Cuando estuvo completamente mutilado, ordenó el rey que lo acercaran al fuego y lo cocieran en la sartén, siendo que aún respiraba.
5 Mientras el humo de la sartén se expandía a lo lejos, sus hermanos y su madre se daban ánimo unos a otros para morir valientemente, diciendo: «El Señor Dios que nos mira tendrá seguramente piedad de nosotros, según la palabra de Moisés en el Cántico que pronunció frente a todos. Allí se dice: Tendrá piedad de sus servidores».
7 Cuando el primero hubo así pasado a la otra vida, llevaron al segundo al suplicio, le arrancaron la piel de su cabeza junto con sus cabellos y le preguntaron si quería comer cerdo en vez de ser torturado en todos los miembros de su cuerpo.
8 Respondió en la lengua de sus padres: «¡No!» Por lo cual sufrió a su vez los mismos suplicios que el primero.
9 En el momento de dar su último suspiro dijo: «¡No eres más que un criminal! Nos quitas la vida presente, pero el Rey del Universo nos resucitará a una vida eterna, a nosotros que morimos por fidelidad a sus leyes».
10 Después de éste torturaron al tercero; cuando el verdugo se lo pidió, presentó inmediatamente la lengua y extendió sin vacilar sus manos.
11 Tuvo la valentía de declarar: «Del Cielo he recibido estas manos, pero las sacrifico por sus leyes, y de él espero que me las devuelva».
12 Hasta el mismo rey y su corte quedaron asombrados de la valentía de ese joven que no tomaba en cuenta para nada sus sufrimientos.
13 Cuando murió, sometieron al cuarto a los mismos suplicios.
14 Estando a punto de morir, dijo: «Felices los que mueren a manos de los hombres, teniendo la esperanza recibida de Dios de ser resucitados por él; pero para ti no habrá resurrección para la vida».
15 Trajeron después al quinto y lo torturaron. Con sus ojos fijos en el rey, le dijo:
16 «Aunque eres mortal, tienes autoridad sobre los hombres y haces lo que quieres, pero no creas que nuestra raza esté abandonada de Dios.
17 Espera y verás su gran poder y cómo te atormentará a ti y a tu raza».
18 Después de él trajeron al sexto. Cuando estaba a punto de morir, dijo: «No te hagas ninguna ilusión, porque si hemos atraído sobre nosotros estas desgracias y si nos tocan ahora pruebas poco comunes es porque pecamos contra nuestro Dios.
19 Pero tú, que te atreves a hacerle la guerra a Dios, no creas que quedarás sin castigo».
20 ¡Esa madre que vio morir a sus siete hijos en el transcurso de un solo día fue realmente admirable y merece ser famosa! Lo soportó todo sin flaquear, basada en la esperanza que ponía en el Señor.
21 Fue animando a cada uno de ellos en la lengua de sus padres, y llena de los más bellos sentimientos, sostuvo con coraje viril su ternura de madre.
22 Les decía: «No sé cómo aparecieron ustedes en mis entrañas, pues no soy yo quien les dio el espíritu y la vida, ni quien ensambló los diferentes miembros que conforman su cuerpo.
23 El Creador del mundo, que formó al hombre en el comienzo y dispuso les propiedades de cada naturaleza, les dará a ustedes en su misericordia el espíritu y la vida, ya que ahora se menosprecian a sí mismos por amor a sus leyes».
24 Antíoco pensaba que lo estaba insultando y maldiciendo. Como el menor aún estaba vivo, el rey le dijo que si dejaba las tradiciones de sus antepasados lo haría rico y feliz, e incluso le prometió con juramento que lo haría su amigo y que le encomendaría altas funciones.
25 Como el joven no le hiciera caso, el rey ordenó que se acercara la madre y le insistió a que aconsejara al niño que salvara su vida.
26 En vista de tanta insistencia, ella aceptó persuadir a su hijo.
27 Se aproximó pues donde él y, engañando al cruel tirano, habló así a su hijo en la lengua de sus padres: «¡Hijo mío, ten piedad de mí! Te llevé en mis entrañas nueve meses, te amamanté durante tres años, te he alimentado y educado hasta la edad que tienes; me he preocupado en todo de ti.
28 Te suplico pues, hijo mío, que mires el cielo y la tierra, y contemples todo lo que contienen; has de saber que Dios fue quien los hizo de la nada; así apareció la raza humana.
29 No le temas a ese verdugo, sino que muéstrate digno de tus hermanos, acepta la muerte para que te encuentre con tus hermanos en el tiempo de la misericordia».
30 Todavía le estaba hablando, cuando el joven dijo: «¿Qué están esperando? Yo no obedezco a las órdenes del rey, obedezco más bien a las prescripciones de la Ley dada por Moisés a nuestros padres.
31 ¡Pero tú que has acarreado tantas desgracias sobre los hebreos, no escaparás de las manos de Dios!
32 Nosotros sufrimos por nuestros pecados,
33 Nuestro Señor que vive nos ha mostrado por un momento su cólera para corregirnos y educarnos, pero se reconciliará con sus servidores.
34 Tú en cambio, impío y el más impuro de los hombres, no te infles de orgullo, abandona tus sueños y deja de levantar tu mano contra los servidores de Dios,
35 porque no has escapado aún al juicio del Dios Todopoderoso que vela por todo.
36 Mis hermanos sufrieron una prueba pasajera a cambio de una vida que no se acaba y ya están cubiertos por la Alianza de Dios. Tú empero, por la justicia de Dios, experimentarás el castigo de tu orgullo.
37 Al igual que mis hermanos entrego mi cuerpo y mi vida por las leyes de mis padres. Le suplico a Dios que tenga pronto piedad de nuestra raza y que te lleve mediante tormentos y sufrimientos a reconocer que El es el único Dios.
38 Ojalá la cólera del Todopoderoso, que se ha desencadenado justamente contra nuestra raza, se detenga por fin en mí y en mis hermanos».
39 El rey se sintió profundamente herido por esas palabras desafiantes. Muy furioso, torturó a éste más cruelmente que a los otros.
40 Así murió ese joven, en la rectitud y en la total confianza en el Señor.
41 Al último murió la madre, después de sus hijos.
42 Pero ya es bastante sobre la cuestión de las comidas rituales y los suplicios espantosos.

La idea de Frank Duff fue que la Legión formara parte de los preparativos de la Iglesia para una lucha colosal a venir en el próximo siglo. Y ya estamos en ese siglo.