81(89/90)

Reflexionando para Vivir
Mons. Mario Teixeira Gurgel, SDS
www.legiondemaria.org

 


1.- Invocación al Espíritu Santo
Ven Espíritu Santo (Tessera)

2.- Rezar el Ave María.

3.- Leer fragmento del Manual elegido y los tres puntos de reflexión sobre el mismo, pausadamente.

Aunque se diera el legionario a una obra con intensidad diez veces mayor de la que es menester para dejarla perfecta, no se desperdiciaría ni una tilde de su trabajo. Pues, ¿acaso no trabaja sólo por María, y por llevar a cabo los planes y designios de su Reina? (Manual Cap. 6.4 Pág. 35)
Nada se pierde de cuanto se confía en manos de la hacendosa Madre de familia de Nazaret. (Manual Cap. 6.4 Pág. 35)

a) ¿Para qué tanto esfuerzo?
Puede suceder que a veces, estemos juzgando de exagerado nuestro celo. Para realizar "bien" nuestro trabajo, podríamos "economizar" esfuerzos pues la tarea es relativamente fácil. Esa visión errada es consecuencia de usar criterios humanos y matemáticos en la evaluación de las acciones. La viuda del Evangelio (Lc 21,1-4) dio con sus dos pequeñas monedas más que los otros. La generosidad de la entrega nunca queda sin recompensa. El valor de un alma merece ciertamente, mucho más de lo que podríamos dar.

Después dialogar con Jesús y María, y preguntarse:

¿Qué es lo que Dios me está diciendo?

¿Qué es lo que Dios está deseando de mí?

Aquí es importante recordar lo que dice San Agustín "[Dios mío], los hombres te consultan sobre lo que quieren oír, pero no siempre quieren oír lo que tú les respondes. Y el buen siervo tuyo es aquél que no se empeña en oírte decir lo que a él le gustaría, sino que está sinceramente dispuesto a oír lo que tú le digas" - (Confesiones)

¿Qué resoluciones debo tomar?

 

b) La comunión de los bienes
Además de eso, sabemos que en el Cuerpo Místico de Cristo hay la "comunión de los bienes". Lo que sobra a uno ciertamente ayudará a otros. Nuestra generosidad puede ser muy útil para nuestro hermano legionario que tal vez esté precisando un refuerzo en su lucha aparentemente imposible de ser ganada. Solo en la otra vida podremos evaluar cuánto fue necesario para el conjunto del Cuerpo Místico, nuestra dedicación "exagerada".

Después dialogar con Jesús y María, y preguntarse:

¿Qué es lo que Dios me está diciendo?

¿Qué es lo que Dios está deseando de mí?

Aquí es importante recordar lo que dice San Agustín "[Dios mío], los hombres te consultan sobre lo que quieren oír, pero no siempre quieren oír lo que tú les respondes. Y el buen siervo tuyo es aquél que no se empeña en oírte decir lo que a él le gustaría, sino que está sinceramente dispuesto a oír lo que tú le digas" - (Confesiones)

¿Qué resoluciones debo tomar?

 

c) María todo lo aprovecha
Además, ¿Cómo podremos pensar que María no aproveche todo lo que le damos en la lucha que con Ella trabajamos contra las potencias del mal? En las manos de Ella nuestros esfuerzos serán aprovechados y enriquecidos con el cariño de una madre cuidadosa.

Después dialogar con Jesús y María, y preguntarse:

¿Qué es lo que Dios me está diciendo?

¿Qué es lo que Dios está deseando de mí?

Aquí es importante recordar lo que dice San Agustín "[Dios mío], los hombres te consultan sobre lo que quieren oír, pero no siempre quieren oír lo que tú les respondes. Y el buen siervo tuyo es aquél que no se empeña en oírte decir lo que a él le gustaría, sino que está sinceramente dispuesto a oír lo que tú le digas" - (Confesiones)

¿Qué resoluciones debo tomar?

 

4.- Rezar el Padre Nuestro.

5.- Oración final.
Señor, concédenos a cuantos servimos bajo el estandarte de María, la plenitud de fe en ti y confianza en Ella, a las que se ha concedido la conquista del mundo. Concédenos una fe viva, que, animada por la caridad, nos habilite para hacer todas nuestras acciones por puro amor a Ti, y a verte y servirte en nuestro prójimo; una fe firme e inconmovible como una roca, por la cual estemos tranquilos y seguros en las cruces, afanes y desengaños de la vida; una fe valerosa, que nos inspire comenzar y llevar a cabo sin vacilación, grandes empresas por tu gloria y por la salvación de las almas; una fe que sea la Columna de Fuego de nuestra Legión, que hasta el fin nos lleve unidos, que encienda en todas partes el fuego de tu amor, que ilumine a aquellos que están en oscuridad y sombra de muerte, que inflame a los tibios, que resucite a los muertos por el pecado; y que guíe nuestros pasos por el Camino de la Paz, para que, terminada la lucha de la vida, nuestra Legión se reúna sin pérdida alguna en el reino de tu amor y gloria. Amén.