ÍNDICE

Prólogo
PRIMERA PARTE
Dios quiere las obras y la vida interior

1. Las obras y, por tanto el Cielo, son queridos por Dios.
2. Dios quiere que Jesús sea la Vida de las obras.
3. Qué es la vida interior.
4. Qué desconocida es esta Vida interior.
5. Respuesta a esta primera objeción: ¿La Vida interior es inactiva?
6. Respuesta a esta segunda objeción: ¿La vida interior es egoísta.
7. Objeción sacada de la importancia de la salvación de las almas.

SEGUNDA PARTE
Unión de la Vida activa y de la Vida Interior

1. Prioridad de la Vida interior sobre la activa a los ojos de Dios.
2. Las obras deben ser el desbordamiento de la Vida interior.
3. La Base, el Fin y los Medios de toda Obra deben estar impregnados en la Vida interior.
4. La Vida interior y la Vida activa, se reclaman mutuamente.
5. Excelencia de esa unión.

TERCERA PARTE
La Vida activa, llena de peligros sin la Vida interior, asegura con ella el progreso en la virtud

1. Las Obras, Medios de santificación, para las almas interiores, son un peligro para la salvación de las que no lo son.
2. Del hombre de Obras, sin la Vida interior.
3. La Vida interior, base de la santidad del obrero apostólico.
a) LA VIDA INTERIOR ABROQUELA EL ALMA CONTRA LOS PELIGROS DEL MINISTERIO EXTERIOR.
b) LA VIDA INTERIOR REPARA LAS FUERZAS DEL APÓSTOL.
c) LA VIDA INTERIOR DECUPLICA LAS ENERGÍAS Y MÉRITOS DEL ALMA.
d) LA VIDA INTERIOR PRODUCE ALEGRÍA Y CONSUELO.
e) LA VIDA INTERIOR AFINA LA PUREZA DE INTENCIÓN DEL ALMA.
f) LA VIDA INTERIOR ES UN ESCUDO CONTRA EL ABATIMIENTO.

CUARTA PARTE
Fecundidad de las obras por la Vida interior

a) La Vida interior atrae las bendiciones de Dios.
b) La Vida interior hace al Apóstol santificado por el buen ejemplo.
c) La Vida interior produce en el Apóstol una irradiación sobrenatural. Cuan eficaz es esta irradiación.
d) La Vida interior da al obrero evangélico la verdadera elocuencia.
e) La Vida interior, por engendrar la Vida interior, hace que sus resultados en las almas sean profundos y duraderos.
f) La Vida interior, por la Eucaristía, resume toda la fecundidad del Apostolado.

QUINTA PARTE
Algunos principios y avisos para la Vida interior

1. Consejos a los hombres de obras para la vida interior.
2. La Oración, elemento indispensable de la Vida interior y, por consiguiente, del Apostolado.
I.—¿Se impone la fidelidad a la oración de la mañana?
II.—¿Qué debe ser mi oración?
III.—¿Cómo haré la oración?

3. La Vida litúrgica, manantial de Vida interior, y, por tanto, de Apostolado.
I.—¿Qué es la Liturgia?
II.—¿Qué es la Vida Litúrgica?
III.—Espíritu litúrgico
IV.—Ventajas de la Vida litúrgica
a) La Vida litúrgica favorece la permanencia de lo sobrenatural en todas mis acciones
b) La Liturgia me ayuda eficazmente a conformar mi Vida interior con la de Jesucristo
c) La Vida litúrgica me hace vivir de la vida del Cielo
V.—Práctica de la Vida litúrgica
a) Preparación remota
b) Preparación próxima
c) Cumplimiento de la función litúrgica

4. La Guarda del Corazón, clave de la Vida interior y, por tanto, esencial para el Apostolado.
I.—Necesidad de la Guarda del Corazón
II.—La Presencia de Dios, base de la Guarda del Corazón
III.—La devoción a Nuestra Señora facilita la Guarda del Corazón
IV.—Aprendizaje de la Guarda del Corazón
V.—Condiciones de la Guarda del Corazón

5. Necesidad que tiene el Apóstol de una ardiente devoción a María Inmaculada.
a) Para la Vida interior personal
b) Por la fecundidad del apostolado

Epílogo.

290 páginas
Libro publicado el 02/02/07
www.legiondemaria.org