Nuestra Señora de los Remedios
Por John A. Love
www.legiondemaria.org


Los praesidia "Nuestra Señora de los Milagros" y "Nuestra Señora de la Sagrada Familia" llevaron a cabo una campaña Columbana el pasado mes de junio bajo la espléndida dirección del P. Roy Cosby, de la iglesia católica de la Sagrada Familia, Dale City, Virginia. Se elaboraron planes detallados..., se pidió literatura sobre la Legión de María..., se pusieron grandes carteles..., se hicieron "confituras" (alguien dijo en cierta ocasión que los ejércitos marchan según sus estómagos)..., se concretó quién había de estar presente durante la misa... y, lo más importante de todo, dos hombres se prepararon durante muchas horas y hablaron en cada una de las siete misas sobre nuestro tema preferido: nuestra Señora y su Legión.

La primera misa iba ya adelante. Yo tenía que hablar después de la comunión. El P. Lehning, asistente del P. Cosby, era el celebrante. Me hizo señas para que comenzase a hablar, pero figúrense, a mí se me había ido el santo al cielo. Allí estaba yo, después de los fatigosos trabajos de preparación de tantas personas respetables, con mi despiste. Así que en aquella primera misa no se habló. Luego no podía ocultarme avergonzado, pues quién iba a hacerse cargo de la mesa de las publicaciones si no lo hacía la presidenta de nuestra Curia de Alexandría, la Sra. Liz Raucherbaumer. Y así fue en efecto; yo me sentía anonadado al verla al frente de la mesa. Inútil decir que nadie pidió ni siquiera una información sobre la Legión de María.

De todas formas, nuestra Señora remedió mi situación. Las seis misas restantes tuvieron mucho más éxito; ante todo, ya no me olvidé los apuntes. Además, muchísimas personas estupendas se empeñaron lo indecible, no sólo para perdonarme, sino también para cubrir mis fallos; entre ellas; nuestra extraordinaria Liz Raucherbaumer, Cy Maloy, tesorera de la curia, que pasó todo el fin de semana haciendo carteles, Phil Burrell, presidente del praesidium "Nuestra Señora de los Milagros", que habló con mucho más efecto que yo en la mitad de las misas, Jan Burrell, presidenta del praesidium "Nuestra Señora de la Sagrada Familia", a quien se le hincharon las piernas de tantas visitas que hizo a los hogares después de las misas, y Chet Morneau, presidente de nuestra vecina curia de Arlington, que trajo unos cuantos compañeros suyos para ayudarnos.

Que Dios bendiga a los que colaboraron con nuestra Señora para que tuviera tanto éxito la campaña Columbana, pues realmente lo tuvo. Ahora contamos con más de diez nuevos miembros activos y varios miembros auxiliares más, amén de muchos otros que ingresarán en nuestras filas. Gracias, María, por haberme socorrido una vez más.