Visión mundial de la Legión de María
en la perspectiva del Director Espiritual del Concilium,
P. José Moran, O.P.
(Este artículo fue escrito cuando el P. José era Director Espiritual del Concilium)

www.legiondemaria.org

Bookmark and Share  

Bajar en un archivo word.

P. José Moran, O.P., anterior Director Espiritual del Concilium.Sin lugar a cualquier duda el elemento más importante en la Legión mundial es un buen praesidium. De esta manera comenzó la Legión. Ha crecido y se ha extendido por todo el mundo por la multiplicación de sus praesidia, y los grandes frutos apostólicos de la Legión a través de los años se deben a sus buenos praesidia. La Legión debe apuntar a multiplicar los praesidia en cada esquina del globo para ayudar la Iglesia a llevar a Cristo al mundo.

El Manual señala que es la reunión (del praesidium) lo que le da el ser a la Legión (Manual 11. 4), y de nuevo: “La reunión semanal es el corazón de la Legión, de donde fluye la sangre para animar a todas sus venas y arterías. Es la central donde se engendra su luz y energía, el depósito que abastece todas sus necesidades". (Manual 11. 5).

Es, para eso, que están los consejos - curiae, comitia, regiae, senatus y el Concilium- todos ellos existen con el propósito de:
(1) ayudar a construir buenos praesidia en los que en el corazón de cada miembro está ardiendo el carisma que ardió en el corazón de Frank Duff;
(2) extender la Legión por todas partes -"el material potencial de sus filas está más allá del número" (Manual 12. 2).
Que sea un buen praesidium depende de que éste tenga buenos oficiales (Manual 12. 2). Para asegurar esto existe la curia.


La curia

(1) Nombra a los oficiales de un praesidium después de mucha oración y reflexión y en consulta con el Director Espiritual;
(2) Los entrena durante su asistencia a la reunión curial;
(3) Los ayuda y alienta mediante la visita a los praesidia, la celebración del Acies, organización de congresos, promoviendo la Reunión Anual, paseos, etc.

Al referirme a este punto acerca de la importancia de los praesidia, no quiero dar la impresión de que los consejos, sobre todo los más altos, no son importantes. Todos ellos son importantes, pero su propósito último siempre será promover buenos praesidia (Manual 28. 1). De los praesidia es que se eligen los oficiales de los consejos. E igualmente cuando los legionarios alcanzan el escalón más alto del líder en un consejo particular, todavía deben tener sus pies en la tierra y contribuir al buen funcionamiento de la Legión asistiendo a su reunión semanal de praesidium y llevando a cabo el trabajo que se les asignó allí.

Mirando al exterior de la Legión mundial dos cosas me impactan acerca de la organización.


(1) La gran inmensidad de lo que es

Notamos que el número de legionarios activos es por lo menos de 2 y medio millones en más de 2,000 diócesis, en 163 países.
Corea, por ejemplo, tiene 250.000 legionarios y Filipinas tiene en la región arriba de 200.000.

Si cada legionario activo se pone en contacto con 5 personas cada año - hablamos de una cantidad superior a once millones de contactos, probablemente muchísimos más.

Al mirar la agenda del Concilium vemos los detalles de las zonas. El gobierno de estas zonas para el Concilium es un trabajo inmenso de generosidad total en el servicio de Nuestra Señora para la prosperidad de la Iglesia.

Composición del Concilium
• 12 oficiales elegidos, y oficiales ex-oficio los presidentes de las Curiae de la ciudad de Dublín.
• 140 corresponsales (sin derecho a voto) organizados en varios grupos de acuerdo a los idiomas.
• Los 4 oficiales y Directores Espirituales de las 16 Curiae de Dublín.
• Los oficiales de cualesquier consejo de ultramar directamente afiliado que estuviesen presentes.
Con excepción de los corresponsales todos los señalados tienen un voto en materia de elecciones de oficiales.
Además, a menudo tenemos la visita de legionarios que participan en las "Escuelas de Verano", visitas del extranjero o visitas de algunas partes rurales de Irlanda.


Su enorme trabajo apostólico

(2) El otro ítem que impacta a uno acerca de la Legión mundial es la cantidad enorme de trabajo apostólico -la gracia que los legionarios reciben por su trabajo en la Legión- los santifica; y entonces, la gracia reanima así a muchas personas por todas partes.

Notamos también la variedad de trabajos, entre ellos:
• Visitas a prisiones y formación de praesidia entre prisioneros.
• Residencias de ciegos y formación de praesidia entre ellos.
• Gente del movimiento visita marineros, personal de circos, adictos a las drogas.
• La Legión tiene la solución al problema de las sectas -visitas constantes a los hogares.
• Diálogo con los hermanos separados (Círculo Paulino) Judíos (Pilar de Fuego)
• Reflexiones a quienes desean abortar.
• Igual mente a los envueltos en prostitución.

Cuando repasamos muy brevemente toda la gracia que fluye a la gente por el apostolado de los legionarios en casi cada país, nos preguntamos ¿cuál sería la situación si la Legión no existiera? La Legión es la presencia de María, Ella se sirve de sus legionarios para llevar el mundo a su Hijo Divino. Los informes son prueba tangible de que la Legión mediante sus miembros legionarios llega a ser un instrumento verdadero de tos propósitos poderosos del Espíritu Santo. Con el crecimiento de la Legión y multiplicación de praesidia, la conversión del mundo está en marcha (Frank Duff).

Al tratar de la Legión, tratamos de algo sagrado, un carisma, un regalo del Espíritu Santo a la Iglesia que, cuando se la emplea, ha dado y continúa dándole gran gloria a Dios.

Es algo muy precioso a la Iglesia a obispos y sacerdotes, lo que pueda estar dispuesta a hacer una organización mundial por la evangelización (la salvación de las almas).

Son estos dos aspectos últimos - la gloria de Dios y la salvación de las almas- los que han convencido a tantos sacerdotes, inspirándolos a lo largo de los años a prestarle su apoyo a la Legión.

Al fundar la legión, Frank Duff estableció verdaderamente un poderoso movimiento misionero que cubrió la tierra. De él Fr. Michael O'Connor, un tiempo Superior General de los Misioneros Columbanos ha escrito:
Frank Duff la dirigió con una gran fe en Dios, y confianza en que con la mediación de María, los discípulos de Cristo podrían conquistar el mundo para Él.
Como Fundador de la Legión de María, él le dio impulso con ese principio. Literalmente tomó el mundo como un campo de batalla para la Legión, y el mundo para él significaban tanto los campos más lejanos de misión, como fas calles y hospitales de Dublín. Su talento incluía la habilidad de comunicar su espíritu apostólico a sus colaboradores, desde el Concilium, el consejo más alto, hasta al praesidium ordinario, la unidad básica de la Legión. Los más de los legionarios alrededor del mundo jamás se encontraron con él pero todos sintieron su influencia vital.


Y comentando la Oración Final de la Legión, el autor dice: La voz de Frank Duff resuena en los legionarios mediante casi 200 lenguas en Europa, Asia, África y Oceanía. Desde innumerables campos de misión, de la misma forma como en la fundación de la Legión en Dublín, la oración sube al Cielo semana tras semana:
"Señor, concédenos a cuantos servimos bajo el estandarte de María, la plenitud de fe en Ti y confianza en Ella, a la que se ha concedido la conquista del mundo...”.

Antes de continuar con la consideración de lo que podríamos llamar el funcionamiento interior del sistema de la Legión, yo sólo señalo aquí que la Legión es una asociación laical de acuerdo al Canon 215:
Los fieles tienen la facultad de fundar y dirigir libremente asociaciones para fines de caridad o piedad o para fomentar la vocación cristiana en el mundo; y también a reunirse para conseguir en común esos mismos fines.
Es una asociación laical que disfruta de la autonomía otorgada por la ley, donde se desarrolla sinceramente la responsabilidad del laicado en la misión de la iglesia, pero la Legión no es una organización que se proclama independiente de la Iglesia. Al contrario todo el empuje de la Legión está en su "colaboración activa, bajo la dirección de la Jerarquía, a la obra de la Iglesia y de María: aplastar la cabeza de la serpiente infernal y ensanchar las fronteras del reinado de Cristo”. (Manual 2).

Hay tres elementos fundamentales en el sistema de la Legión: Gobierno, Espiritualidad y Apostolado.

Estos tres elementos se hayan en todos los niveles, desde el praesidium al consejo más alto, están estrechamente vinculados, y es útil especialmente para el sacerdote, tener alguna comprensión de cada uno.


Gobierno

Como miembro de un praesidium o consejo, el Director Espiritual toma parte en la tramitación de todos los asuntos y de las varias discusiones y empresas. Tiene que evitar apoderarse de los deberes del presidente, cuya tarea es alentar a todos los presentes a tomar parte en las discusiones libres y abiertas. Es el cuerpo general el que decide respecto de todos los asuntos importantes en vez de cosechar desde arriba. Este mismo principio se aplica en todos los consejos -Curia, Comitium, Regia y Senatus. La autoridad en la Legión no proviene de cualquier oficial individual o equipo de oficiales, sino del cuerpo general del consejo. En la Legión, la experiencia ha demostrado que acciones independientes conducen a muchos problemas y dificultades. En cambio, donde todos son alentados a jugar su parte y donde hay apertura a iniciativas y sugerencias, ahí tenernos la base de un apostolado fructífero y muy activo.

De gran importancia para el crecimiento y desarrollo del praesidium o consejo es la reunión de los oficiales (o reunión ejecutiva). Aquí los oficiales, incluyendo el Director Espiritual, se reúnen para planificar el futuro, discutir problemas y dificultades y en el caso de un consejo, preparar la agenda para la próxima reunión.

Un punto importante está en el Capítulo 28. 7, respecto del sacerdote que es Director Espiritual de una curia: "Tendrá la última palabra en todo lo relativo a las cuestiones religiosas y morales suscitadas en las reuniones del Consejo y derecho a veto para poder obtener de la autoridad que le nombró el fallo definitivo".

Pediría su atención también al Capítulo 28. 22. “La esencia misma del consejo legionario es la franca y libre discusión de sus asuntos y problemas". También el n.° 24 del mismo capítulo: “ganar por la persuasión, no vencer a fuerza de votos: he aquí la nota dominante de toda buena junta legionaria”.

Al especificar estos puntos acerca del papel de los sacerdotes en el gobierno de la Legión, se debe decir que la Legión no quiere cargar sobre el sacerdote con todos los otros aspectos de gobierno. (Manual 41. 4).


Espiritualidad

El segundo elemento fundamental del sistema de la Legión es el espiritual, que incluye: la enseñanza de la fe y la ayuda a los legionarios a juzgar los problemas del día a la luz de las enseñanzas del Magisterio; incluye formar a los legionarios a tener un gran amor y lealtad al Santo Padre y la Jerarquía. Ya he referido el Capítulo 34 n.° 1, los deberes del Director Espiritual. Un punto final importante de esta sección que no he mencionado es: “El deber fundamental de un Director Espiritual de la Legión de María será infundir en los legionarios, encomendados a su cuidado, un conocimiento esclarecido y un amor intensísimo hacia la Madre de Dios, y, en particular, hacia aquellos privilegios de María que más gustosamente venera la Legión”.

Así, para sus intervenciones y discusiones el sacerdote tiene tres momentos en la reunión reservadas a él para tratar lo espiritual, a saber: la lectura espiritual, la allocutio y el estudio del Manual.

No se da muchas veces énfasis a la importancia de la oración en el sistema de la Legión. Aunque la Legión no impone a sus miembros activos un programa pesado de oración, los alienta a desarrollar una vida de profunda oración (cf. Cap.33.12-14) y los invita a asumir el grado de miembros pretorianos (cf. Manual 16.1), y a ser devotos de la Santísima Eucaristía (Manual 8).

La importancia de alentar a los legionarios en sus reuniones a reclutar miembros auxiliares se debe mencionar aquí. Son el ala suplicante de la Legión, y está abierta a sacerdotes, religiosos y laicado. Los miembros activos tienen necesidad del apoyo de los auxiliares que se asemejan a las alas de un pájaro. Con éstas extendidas, la Legión puede elevarse en el aire más alto del ideal sobrenatural y esfuerzo.


El apostolado

Portada del Manual de la Legión de Maria.El Manual otorga una gran importancia al referirse acerca del trabajo legionario o apostolado legionario porque el conocimiento de la fe adquirida por los legionarios y la formación espiritual que reciben debe ser para ponerla en práctica. “El trabajo debe ser un trabajo serio y sólido", dice el Manual, “que tenga bien ocupado al legionario durante dos horas cada semana. Pero no hay que guiarse por cifras. Muchísimos socios superan generosamente este mínimo ofreciéndose varios días a la semana. Hay muchos que trabajan legionariamente todos los días. En todo caso, el trabajo realizado ha de ser el desempeño del deber activo semanal justamente como lo concretó y señaló el praesidium, no el capricho del propio legionario. Las oraciones u otros ejercicios de piedad, por valiosos que sean, no satisfacen esta obligación, ni siquiera suplen en parte la falta de trabajo activo". (Manual 33. 2).

El capítulo 37 señala muchas sugerencias acerca de trabajos legionarios, pero algunos lugares tienen particular necesidades que exigen un particular apostolado. Aparte de las excepciones listadas en el capítulo 39 del Manual - ns. 10, 11, 12, la Legión está al servicio del párroco para cualquier trabajo apostólico que él requeriría. Mucho énfasis debe ponerse en la necesidad de efectuar trabajos que signifiquen un desafío para el legionario, ellos crecerían en fe y experiencia, e! poder de la gracia lanza al apostolado cuando se realiza en íntima unión con María, la Madre de Jesús. La tercera Ordenanza Fija resume todo lo que nosotros podemos decir acerca del trabajo y el espíritu que debe animarlo. Lo cito aquí:
“El deber legionario exige de cada socio... la ejecución de un trabajo legionario activo y sólido, hecho con espíritu de fe y en unión con María, en forma tal que, en las personas por quienes traba/a y en sus propios compañeros, María vea y sirva de nuevo a la Persona de nuestro Señor”. (Manual 18. 7).

El tiempo no permite que yo diga más acerca de esos tres elementos fundamentales de la Legión -gobierno, espiritualidad y apostolado. He tocado brevemente sobre ellos porque son las tres áreas del sistema de la Legión que se deben preservar continuamente tanto a nivel local como en la perspectiva mundial. Uno podría dividir los capítulos del Manual de acuerdo a la explicación de los tres elementos:
Capítulos 1 - 12 Espiritualidad
Capítulos 13 - 36 Gobierno
Capítulos 37 – 41 Apostolado


Sin embargo, ésta no es una división perfecta, porque en la práctica real los tres elementos se entremezclan.

No se puede enfatizar suficientemente la importancia de la sabiduría del Manual. Desde el punto de vista del Concilium una gran cantidad de dificultades ocurren en consejos de varias partes, por no aplicar el Manual dejándolo de lado. De hecho se ha dicho recientemente en una reunión de oficiales que nueve de cada diez problemas que se tratan vienen corno resultado de la falta de un buen gobierno. Cuando hay fracaso en la cabeza, se emplea mucho tiempo en enderezar las cosas, lo cual disminuye las iniciativas, la dirección inspiradora y el trabajo de extensión.

Frank Duff tenía siempre mucha esperanza cuando hablaba del futuro de la Legión. La única condición que él enfatizaba, es que le demos a María el lugar que Dios le asignó, en nuestro pensamiento, en nuestras acciones y al mismo tiempo en nuestro trabajo de la Legión.

El mayor peligro para la Legión es que sus miembros asimilen el pensamiento secularista de estos tiempos.

La Iglesia debe desafiar el mundo por el ejemplo de todos sus miembros en todas partes del mundo. Evoco el ejemplo de los Apóstoles y los primeros cristianos en Roma, cientos de mártires; y hoy los mártires todavía desafían el mundo y los legionarios aspiran al heroísmo de los mártires.

"La unión completa con María es el secreto para ayudar a los cristianos a desafiar el mundo secularista. Es la respuesta perfecta a Cristo -nuestro modelo, cuando estamos desafiados por el mundo secularista. El gran trabajo de su maternidad es ayudarnos a ser fieles a Cristo para que por nuestro testimonio desafiemos al mundo secularista".

P.D.: Artículo publicado cuando el P. Joseph Moran, O.P. era el Director Espiritual del Concilium.