Peregrinación a Dublín:
Un deber para todos los Legionarios

Por Leah Acosta (*)
www.legiondemaria.org

Uno de los atractivos de la Legión de María es su marcado sentido de familia. Como legionarios, estamos unidos como hermanos y hermanas en nuestros praesidia. La Santísima Virgen es nuestra madre espiritual y Dios Padre envía a su esposo, el Espíritu Santo, para efectuar el trabajo de Su Hijo a través de nosotros. Descubriendo la genealogía de la historia de la familia de la Legión por supuesto nos conduce a sus orígenes espirituales y geográficos con Frank Duff y la ciudad de Dublín, Irlanda.

Fui privilegiada para poder hacer una peregrinación con mi familia, todos ellos están comprometidos en la Legión, a esta ciudad tan rica en historia y significado para con la Legión. Pertenezco a la Legión desde hace ocho años, siempre la he considerado ser parte de mi extensa familia. En este sentido, si bien era mi primer viaje a Irlanda, considero que tiene significado volver a la cuna de la Legión. 

¡Y qué bienvenida! Los legionarios irlandeses nos dieron un afectuoso saludo y un magnífico tour por el edificio del Concilium. El modesto edificio de ladrillo rojo se distingue por el letrero "Legio Mariae" un tesoro de las reliquias y monumento de la Legión de María. Cada sala contiene los objetos que son ricos en historia y tradición de la Legión.
 

Myra House donde se celebró la primera reunión de la Legión de María. El Altar original de la Legión de María. Myra House donde se celebró la primera reunión de la Legión de María. El Altar original de la Legión de María.
Álbum de los Enviados. Una historia de fotos del crecimiento de la Legión en el mundo. El salón principal, del Centro Internacional de la Legión, mostrando a los oficiales del Concilium en una reunión. Álbum de los Enviados. Una historia de fotos del crecimiento de la Legión en el mundo. El salón principal, del Centro Internacional de la Legión, mostrando a los oficiales del Concilium en una reunión.

Hay dos salas principales que se encuentran en el primer piso. La sala de la derecha es donde se celebran las reuniones de los oficiales del Concilium. El punto central de esta sala y de cada lugar de reunión de la Legión de María es naturalmente el altar de la Legión. En este caso, aquí se exhibe el altar original de la Legión de María, perfecto con la estatua original, el vexillum labrado a mano, y los candeleros, todo incluido en una vitrina. (Una tarjeta señala que las flores artificiales en los floreros cristalinos deber ser consideradas como una excepción, contraria a la norma, por el motivo de mantenimiento del altar dentro de su recinto! Luego, visitamos el lugar real de la primera reunión de la Legión de María, en Myra House en  la calle Francis). Cerca de ese altar una hermosa imagen del Sagrado Corazón está colgada en la pared, la cual había sido instalada en el primer albergue que Frank Duff fundó, el Sancta Maria, el cual no duro mucho. También cerca del altar está un álbum que lleva las fotos en blanco y negro de los Enviados de la Legión que habían sido enviados a alrededor de todo el mundo. Es verdaderamente edificante colocar un rostro humano de las almas valientes que se aventuraron a lugares remotos tales como América del Sur, Asia, o África. No se menciona a Enviados Africanos, estaría completo a menos que se nombre a Edel Quinn. Encontramos su firma, con fecha "12/10/1930", entre miles de firmas en el deteriorado libro de visitas de la Legión en cuero. Cualquier visitante puede firmar su nombre en el libro de visitas del Concilium y ser una parte de la historia de la Legión. La sala a través del pasillo tiene un crucifijo grande de madera que Frank Duff victoriosamente clavó en el exterior de Bentley Place después de que él satisfactoriamente erradicara la zona "roja" de Dublín, la historia completa se puede encontrar en el libro "Bautismo de Fuego" por Frank Duff.

El libro de visitas en la oficina del Concilium. Se nota la firma de Edel Quinn donde señala la flecha en la página; año 1930. El libro de visitas en la oficina del Concilium. Se nota la firma de Edel Quinn donde señala la flecha en la página; año 1930.
Casa de Frank Duff, situada a una corta distancia de la calle de la oficina del Concilium y de dos hospederías de la Legión. Casa de Frank Duff, situada a una corta distancia de la calle de la oficina del Concilium y de dos hospederías de la Legión.

Después de nuestro tour y un refrigerio de "galletas", "tortas", y de "una taza de té" ofrecida generosamente por los legionarios, realizamos una breve caminata hacia la calle de la casa de Frank Duff. Uno puede casi imaginarse a Frank Duff cuidadosamente arreglando los cercos de ladrillo rojo que limitan el edificio de dos pisos, o llevando su bici afuera a la vereda de la fachada, por su condición se conservaba bien y de acuerdo a la época de su tiempo. Nuestro guía turístico fue el Sr. Paddy Fay, anterior presidente del Concilium y uno de los muchos legionarios veteranos que conocimos ese día. Su guía nos proporcionó maravillosamente un conocimiento profundo de la vida de Frank Duff.

La primera planta comprendió dos piezas - la biblioteca y el comedor. La biblioteca fue el lugar donde a Frank Duff le gustaba escribir la mayor parte de su correspondencia. Aquí miramos rápidamente unos ejemplares de su enorme colección de libros. Estantes sobre estantes con hermosos tomos antiguos, desde la química hasta la devoción Mariana, dispuestos en fila en las paredes. Posiblemente lo más impresionante era la fuerte presencia de la Legión. Un altar de la Legión adornó cada espacio de la casa - en este caso, sobre la cabecera de la mesa del comedor y en una mesa lateral en la biblioteca.

La silla de Frank Duff y la mesa donde él escribía hasta el día en que él falleció. La silla de Frank Duff y la mesa donde él escribía hasta el día en que él falleció. 
La sala, la cual permanece igual hasta ahora.  La sala, la cual permanece igual hasta ahora.
En la biblioteca se encuentra el busto de Frank Duff, esculpido por su viejo amigo Fr. Herman Nolan, C.P. En la biblioteca se encuentra el busto de Frank Duff, esculpido por su viejo amigo Fr. Herman Nolan, C.P. 
Leah Acosta (Izquierda) y su hermana Mary admiran la bicicleta de Frank Duff, que la iba a utilizar en un proyecto de viaje en bicicleta en el momento de su muerte a la edad de 92 años.  Leah Acosta (Izquierda) y su hermana Mary admiran la bicicleta de Frank Duff, que la iba a utilizar en un proyecto de viaje en bicicleta en el momento de su muerte a la edad de 92 años.

Subiendo las escaleras al segundo piso, vimos un enorme, vexillum procesional, y un póster grande de Frank Duff. Aunque la influencia de la Legión es indudablemente fuerte en Frank Duff, la cosa asombrosa sobre él es que era multifacético. Sus talentos y contribuciones fueron mucho más lejos de la Legión. Debido a su dedicado trabajo con la Legión de María, él obtuvo muchos honores y reconocimientos, como se distingue la descripción en la sala del piso de arriba. Las distinciones van desde su distinción Marianista en 1956, dada anualmente a los individuos que extraordinariamente perseveran con la devoción Mariana, a su insignia Pionera, que él usó para manifestar su abstinencia total del alcohol en la reparación de las ofensas al Sagrado Corazón, como miembro de esta Asociación Pionera.

Una vista a la vida personal de Frank Duff: su rosario... Su cámara fotográfica... Una vista a la vida personal de Frank Duff: su rosario... Su cámara fotográfica... 

A pesar de estos logros terrenales como se aprecia, estos no fueron mostrados por Frank Duff durante su vida. Fue un hombre sencillo, guiado por su simple amor a la Virgen y a la Iglesia, demostrando su sencillo estilo de vida. La mayor parte de sus posesiones más queridas están colocadas cuidadosamente en algunas pequeñas cajas de exhibición en una de las salas de arriba. Su apreciada bicicleta, una antigua cámara fotográfica, una carta de correspondencia con Edel Quinn, y su breviario descosido son algunos de los tesoros visibles aquí. Una de las más impresionantes es su rosario bien usado. Las medallas también han sido muy usadas y después de años de ser apreciadas con cariño las imágenes apenas son visibles. Las cuentas del rosario fueron colocadas de tal manera que uno puede ver la pequeña imagen del Espíritu Santo que Frank Duff había puesto personalmente en la parte trasera del crucifijo. También son notables los manuscritos originales del manual de la Legión con las notas adicionales y pensamientos escritos rápidamente en los márgenes, cuidadosamente por la pluma de Frank Duff. El no era un hombre que estaba hecho para acumular tesoros terrenales, porque siempre vivía fijamente en un plano más espiritual.

Su libro de la Verdadera Devoción.  Su libro de la Verdadera Devoción.
Su trabajo sobre las varias revisiones del Manual de la Legión. Su trabajo sobre las varias revisiones del Manual de la Legión. 
La cama en la que falleció el 7 de noviembre de 1980. La cama en la que falleció el 7 de noviembre de 1980.

Un enfoque divino es tan evidente al mirar la disposición de su dormitorio, donde falleció el 7 de noviembre de 1980. La mayor parte de los artículos se mantienen en sus condiciones originales, hasta el antiguo armario lleno con trajes de ropa colgados. En gran medida el artículo más destacado es un maravilloso cuadro del Sagrado Corazón, el cual fue el último objeto visto por Frank Duff antes de su muerte. Yo pase mi rosario y el manual de la Legión por las sábanas limpias de color blanco que cubría su lecho de muerte, y nosotras oramos por la beatificación del Siervo de Dios, Frank Duff.

Me recordaron las sábanas que cubren su cama a la nieve por el manto de pequeñas piedras blancas en la parte superior de su tumba en el cementerio de Glasnevin. Quizás no era tan famoso como otros héroes irlandeses, tales como Daniel O'Connell o Michael Collins, que también se encuentran enterrados allí, la tumba de Frank Duff tiene un digno descanso. Nos alegra de tener al Sr. Enda Dunleavy, otro antiguo legionario y amigo personal de Frank Duff, como nuestro guía turístico, por el lugar que era un poco difícil de encontrar. La lápida de Frank Duff menciona a todos los miembros de su familia y un comentario de su papel instrumental en la formación de la Legión de María. Llevamos flores para ponerlas en su tumba y rezamos las oraciones finales de la Tessera por las almas de los legionarios difuntos.

Albergue Regina Coeli para madres solteras y sus hijos, atendido por hermanas de la Legión. Albergue Regina Coeli para madres solteras y sus hijos, atendido por hermanas de la Legión. 
La capilla del albergue Regina Coeli donde se expuso el cuerpo de Frank Duff a la vista.  La capilla del albergue Regina Coeli donde se expuso el cuerpo de Frank Duff a la vista.

Además de Frank Duff, otros legionarios notables están enterrados allí, entre ellos la Sra. Elizabeth Kirwan, la primera presidente del primer praesidium de la Legión de María, Fr. Toher, y Fr. Creedon, cuya hermosa lápida se encuentra en la forma de un vexillum de tamaño natural. También hay una sección especial en el cementerio para las prostitutas convertidas de las cuales Frank Duff rescató de Bentley place. Esto realmente trajo un nuevo sentido a la última línea de la Tessera en la cual rezamos "las almas de nuestros legionarios y las almas de todos los fieles difuntos descansen en paz por la misericordia de Dios."

Dublín no tiene que ser un lugar típico “cazaturistas”, más bien, puede servir como un destino para una verdadera peregrinación e inspiración. La única clase de tienda de recuerdos, la encontramos en la librería de la Legión en la casa del Concilium, el cual envía folletos y propaganda a los praesidia y consejos de todo el mundo. Podríamos evitar largas colas de espera y tasas de admisión – la casa de la Legión es gratuita y abierta a todos los que buscan la emoción del servicio a Dios. En vez de chocar contra la multitud de desconocidos en un circuito turístico secular, nos encontramos con verdaderos hermanos y hermanas en Cristo en la sede de nuestra misión evangelizadora. El peregrino que visita los inicios espirituales y breves de la Legión experimentará una renovación de la fe y el celo como un soldado e hijo de Nuestra Señora de la Legión. La vida del legionario no parece estar completa sin una visita a este sagrado, lugar histórico.

El albergue Estrella de la Mañana para personas sin hogar y hombres indigentes, dirigido por los hermanos de la Legión. El albergue Estrella de la Mañana para personas sin hogar y hombres indigentes, dirigido por los hermanos de la Legión. 
La capilla del albergue Estrella de la Mañana.   La capilla del albergue Estrella de la Mañana.
 

* Artículo traducido al español de la Revista Maria Legionis, 1, 2002, edición especial Norteamericana.