De mi carpeta 
Por Joaquina Lucas
www.legiondemaria.org

La autora ha sido la enviada de la Legión que más ha viajado. Ha estado en todas partes, excepto en órbita. Su informe de un año de actividad de su praesidium de San Juan, Rizal (Filipinas), puede calificarse de artístico. Nos gustaría que nos presentase otros artículos más de este estilo.

Foederis Arca en latín; en español Arca de la Alianza, es una de las letanías a la Virgen María.
Foederis Arca en latin, en español Arca de la Alianza

El praesidium Foederis Arca nació en la era de las luces de neón y de los "stéreos", por eso su curso, parecido al amor, es algo esplendoroso, como un sueño multicolor que vale la pena contemplar y vivir. Cada una de sus reuniones es como la representación de un arco iris en el escenario de la vida de la Legión. Ahora bien, los colores del espectro son: violeta, azul, añil, verde, amarillo, anaranjado y rojo.

El violeta es la disciplina. No tenemos faltas de puntualidad. Un día los relojes marchaban un poco atolondrados: uno marcaba las 4:05 y el otro las 4:15. Para hacerles justicia a ambos, decidimos tomar la vía media, y comenzamos a las 4:10. La Hna. Paz llegó al segundo misterio del rosario. Luego se consoló al oírnos contar la historia de los relojes locos.

El añil es la escrupulosidad. No hay vez que no haya obras. Animado ante las realizaciones de los oficiales, el Hno. Ruperto señaló: "Parece que todas las veces os hacéis la competencia unos a otros". Somos ocho en nuestro praesidium: cuatro "veteranos": los demás miembros noveles. En el espacio de 52 semanas, el praesidium ha registrado un total de 1,195 horas de trabajo.

El azúl es la fraternidad. Antes de empezar las reuniones, pasamos un "rato de precalentamiento"; y, después de la reunión, otro de "camaradería". Estos ratos suelen durar sólo de 15 a 20 minutos, y en ellos gozamos del mutuo compañerismo.

El color verde lo constituye la participación general, especialmente en el estudio del Manual, que a nosotros nos gusta llamar "intercambio de ideas" sobre la lectura espiritual. Hablamos sobre lo que se ha leído. En la última reunión, por ejemplo, nos quedamos sin saber qué decir ante la cuestión que nos planteó la Hna. Cándida: "Si María es la General de la Legión, ¿qué grado le corresponde a San Gabriel?" Después de pensar un momento en silencio, el Hno. Art dijo: 'Dejémosle la respuesta a la Comisión Decretal". Los intercambios no duran nunca más de siete minutos.

El amarillo es el humor. Lo tenemos a cada paso. He aquí algunos ejemplos tomados de las anotaciones: El Hno. Epifanio contaba que un niño pensaba que "Virgo Veneranda" (nombre de otro praesidium) era un nombre de chico. La Hna. Paz decía que la puerta de la casa de un cliente la habían encontrado cerrada con unas medias de nylon. La Hna. Carmel refería que una pareja, en contacto con la Legión, había abandonado a medianoche la casa, junto con su niño, que estaba preparándose para recibir el bautismo, con el fin de sustraerse al pago del alquiler. Una señora (que rezaba ante la venerable imagen de Quiapo) estaba maldiciendo a una vecina que la maltrataba. Al tratar la legionaria de convencerla de retractarse de la maldición, ella le preguntó: "¿Debo volver a Quiapo a hacerlo?" Dos legionarias, las Hermanas Joaquina y Joaquín, fueron a hacer entrevistas a un colegio chino. Un sacerdote salió a recibirlas. La Hna. Joaquina le dijo: "Le presento a la Srta. Joaquín; yo me llamo Joaquina; como ve, su apellido es mi nombre de pila. Y usted, ¿cómo se llama Padre?" "Me llamo Lucas Chao", respondió. Y la Hna. Joaquina repuso: "Entonces su nombre es igual que mi apellido". El P. Chao estaba aturdido. Siguiendo la broma en la reunión el Hno. Presidente añadió: "Y con la casa de la Hna. Paz, situada en la calle de San Joaquín, resulta que el praesidium Foederis Arca está totalmente joaquinizado".

El color anaranjado lo componen los siguientes logros: matrimonios convalidados, 10; bautismos, 16; entronizaciones del Sagrado Corazón, 1; confesiones, algunas después de un gran lapso, 10. La asistencia en 52 semanas: 13 semanas, es decir, el 25 % de las reuniones del pasado año, hemos tenido una asistencia del 100%. Contamos con ocho miembros activos, de los cuales tres son pretorianos. Hemos impartido instrucción religiosa a los adultos de la casa parroquial: a los niños (todas las semanas), en el puesto de la policía, y a niñas retrasadas, en sus casas. Nuestros auxiliares: auténticos maestros: 1 hermano laico coadjutor, 31 auxiliares y 23 principiantes.

El color rojo es la iniciativa, el 90 % de la cual se debe a nuestro venerado Presidente. El párroco nos ha confiado la tarea de editar y distribuir la hoja parroquial The voice (La Voz). Se publica semanalmente. Se daba la dificultad de conseguir noticias. El presidente la solucionó recurriendo a la colaboración de otros praesidia; les dijo que fuentes de noticias podrían ser los consejos de Barrio y los clubes juveniles de la ciudad. Encontramos dificultades en tener al día los plazos. El Hno. Presidente las resolvió haciendo comenzar todas las suscripciones la primera semana del mes y empleando bellas fórmulas de cortesía, tales como un cordial "muchísimas gracias". La dificultad de mantener activo a los colaboradores fue solucionada llevándolos de excursión en determinadas ocasiones.

Todos los colores se transforman en blanco, y nuestro "blanco" es la pureza y la belleza de nuestra Señora, a la cual debemos toda la inspiración y aliento que ella y los unidos a ella (nuestros Superiores Legionarios del Senatus y de la Curia Rizal, nuestros amigos, bienhechores y colegionarios) nos proporcionan para realizar el trabajo con AMOR, esa cosa tan maravillosamente santa.