Habla John Murray
Entrevista hecha en 1977 por el P. Delfin Castañón, O.P.(*)
www.legiondemaria.org

En su despacho del Concilium se puede encontrar casi a todas las horas del día, al infatigable Hno. John Murray. Sus 47 años de Legión, y el ser uno de los cerebros y corazón de la misma, pese a su sencillez, hacen de él un interlocutor válido y competente, por lo que aprovechamos para hablar con él de algunos temas corrientes y otros de mayor interés. Algunas de las cuestiones abordadas nos las resolvería más tarde, y en idéntico sentido, el Hno. Frank Duff. Me limito en consecuencia a nuestro diálogo con el Hno. John.

Pretorianos, Manual, Extensión
- ¿Qué nos dice el Hno. John -le preguntamos- sobre los retiros espirituales y otros ejercicios piadosos organizados por la Legión con el fin de enriquecer el espíritu de los legionarios?
Sin titubeos de ningún género, y siempre con su serenidad envidiable, nos responde:

- Sobre retiros y demás ejercicios ya está prescrito con claridad en el Manual. Es más importante fomentar el grado pretoriano que los propios retiros.

- En algunos sectores -proseguimos- parece existir la tendencia de sustituir la lectura del Manual, la allocutio y el estudio por otros temas que se juzgan más apropiados, o de más actualidad, ¿tiene algo que decir al respecto?
- Por supuesto que sí. El Manual es suficiente. Hay mucha enseñanza católica en el Manual.

- Otra de las graves dificultades con que se encuentran los legionarios -cambiamos de tema- es la de la extensión de la Legión y el reclutamiento de nuevos socios, ¿qué se podría hacer?
- Cada Curia debe tener un comité de extensión. El Senatus podrá ayudar en la extensión. Se pueden servir, asimismo, del método Columbano, consistente en aprovechar algún domingo al efecto. En la iglesia se habla a los fieles, bien durante la homilía, bien en algún otro momento de la Legión de María. Fuera de la iglesia debe haber un buen número de legionarios dispuestos a hablar con la gente a la salida de los cultos. A aquellas que se muestran interesadas se les pregunta si recibirían en sus casas, aquella tarde u otro día a concretar, a la pareja que ha hecho la difusión, para continuar hablando del tema. Este sistema suele dar resultado.

- ¿Qué decir de los legionarios que pretenden incorporarse a otras organizaciones sin dejar la Legión?
- A nadie se le puede exigir el permanecer en la Legión; ahora bien, la Legión tiene su propio carisma, un carisma de acción comprometida, de evangelización a la búsqueda de conversiones, que muchas veces es incompatible con esas otras asociaciones. Al legionario que se halle en esa situación se le debe recomendar que opte sobre cual de ellas ha de elegir. De cualquier forma no se le puede permitir hacer difusión de esa otra organización entre los legionarios.
Aprovecho la ocasión que brinda el tema, e interrumpo la conversación con el Hno. John Murray, para intercalar las palabras auténticas que el Hno. Duff nos dijo al respecto, en otra sesión, al tratar de carismáticos y pentecostales.
Dijo el Hno. Frank Duff:

"No se deben mezclar las dos cosas. Estas personas no deben entrar en la Legión de María para reclutar miembros para otros. Son movimientos diferentes a la Legión de María y no son compatibles ni competitivos, ya que no tienen apostolado. La experiencia nos dice que los legionarios que han entrado en estos movimientos dejan la Legión de María. No es posible servir a dos maestros y, por tanto, no se puede perseverar en asistir a las juntas y hacer el trabajo". 
"Dicen que tienen inspiración del Espíritu Santo en sus reuniones, y esto es extraño, ya que no les lleva a la evangelización y esto es trabajo del Espíritu Santo".
"Debemos prohibir el reclutamiento dentro de la Legión de María para esos movimientos y también la discusión sobre ellos; pero si un legionario quiere pertenecer a estos movimientos y seguir en la Legión de María, no hay problema, y si decide irse no se le debe influir, es decisión que debe tomar cada uno. Lo que se debe prohibir es el reclutamiento para estos movimientos".

La Exploratio Dominicalis
- Hoy día -preguntamos una vez más a John Murray, con quien continúa el diálogo-, se habla mucho de la exploratio dominicalis; ¿podría explicarnos el contenido y técnica de la "exploratio dominicalis"?
- Me alegro que se me haga esta pregunta porque es deseo expreso de Frank Duff que en todas partes se lleve a cabo este apostolado legionario; pero mejor será que me acompañen.

Salimos a la calle y subimos a su viejo Volkswagen, que a tantos legionarios habrá transportado, y nos lleva hacia Magnificat House.

- ¿Qué es eso de "Magnificat House"? -le preguntamos por el camino.
- Una casa de la Legión.

- Pero ¿es que, además de la sede del Concilium y las otras dos casas que ya hemos visto, ¿tienen alguna otra más?
- Sí, tenemos siete u ocho casas, propiedad de la Legión, en Dublín.
No pude por menos que pensar, en mi interior, en la permanencia del Senatus de Madrid y de cuándo cada curia tendrá su propia permanencia.
"Magnificat House" es una casa magnífica, como el resto de las casas de la Legión, tal como luego tuvimos ocasión de comprobar. En ella, como en las demás, se reúnen muchos praesidia semanalmente; pero la peculiaridad de esta casa está en que es la sede de la organización central de la PPC.
Allí encontramos trabajando al comité de la PPC. Desde allí sale la correspondencia para todos aquellos lugares del mundo en los que, en principio, interesa sea realizada alguna PPC. Allí se estudian los pros y contras, se eligen los más convenientes, y se organiza al detalle cada uno de los proyectos de PPC. Se trabaja constantemente durante todo el año.

- Pues la "exploratio dominicalis" es una especie de PPC de un día, o de un fin de semana, a un lugar próximo de modo que el desplazamiento resulte fácil. Debe abarcar todos los trabajos de una PPC, desde contactos en la calle, visitas domiciliarias, catequesis, juventud, etc.
Tuvimos ocasión de escuchar el relato de una "exploratio dominicalis" realizada por un grupo de adultos y juveniles de 10 a 12 años, en las afueras de Dublín. Primero oyeron misa y comulgaron y después visitaron 396 hogares, repartieron 150 medallas de la Milagrosa, con la explicación de su significado, y hablaron con niños. Los adultos hicieron contactos en todas las calles del barrio. Los juveniles en las plazas. Todos aprovechan para hacer también difusión.
Todos los domingos salen legionarios en "exploratio dominicalis", oyen misa, tienen un praesidium sin informes, reparten el trabajo y salen fuera, luego informan en su praesidium. Un praesidium debe hacerla normalmente una o dos veces al año. La organiza de acuerdo con su curia. Cuentan con la anuencia del párroco donde se va a realizar y, aunque sea voluntaria la participación es recomendable la participación de todos los legionarios.

- ¿Quién debe organizar -volvemos a la carga con el Hno. John- la "exploratio dominicalis?"
Cuál no sería nuestra sorpresa ante su respuesta.
- Bajo la supervisión de la Curia, la exploratio dominicalis la debe organizar cada praesidium y responsabilizarse el praesidium.

- ¿No sería mejor que la organizase la Curia?
- No, en modo alguno. La curia supervisa. Es tarea de cada praesidium, con su filial juvenil, si lo tiene.

- ¿Alguna razón especial para que esto sea así?
- Sí. Primero, si lo organizase la curia, siempre serán los mismos legionarios los que estarían en todo; segundo, que lo que se busca es, además del fruto de la exploratio, que todos los legionarios, sin excepción, participen en estos trabajos; y, tercero, es conveniente descargar a las curias de excesivas responsabilidades.

- ¿Cómo cuántas "exploratio dominicalis" desearía el Concilium que se realizasen?
- Una o dos al año, como mínimum, por praesidium.

Los Patricios
No queríamos marcharnos de Dublín sin asistir a una reunión de Patricios, de modo que la tercera noche la dedicamos a los Patricios.
No es fácil, en pleno agosto, estando la gente de vacaciones, encontrarse con una reunión de patricios en todo su esplendor.
Los patricios se reclutan entre amigos, visitas domiciliarias, contactos en la calle, auxiliares, etc. El grupo de patricios puede estar integrado por jóvenes, o por no tan jóvenes. Su desarrollo se realiza tal como indica el Manual.
El tema que nos correspondió estudiar fue: "Al encuentro con Cristo".
Toda intervención es respetada y algunas hasta aplaudidas. El té a media sesión (los irlandeses tienen muchos problemas resueltos con eso del té) reanima y da calor a la junta. Hubimos de intervenir también los españoles, y, como es lógico, fuimos muy amablemente aplaudidos.
Los legionarios de Dublín cuidan mucho los detalles, y así, en el caso de los patricios, tienen un legionario a la puerta para recibir, en tanto que otros están preparando el té y dispuestos a servirlo en su momento. Los participantes en la reunión no intervienen en estas cosas.

Apostolado con los turistas
El jueves, aprovechamos la mañana para visitar Glendaloungh, algo que fue monasterio en la antigüedad, hoy sólo ruinas y lugar de turismo, situado en un maravilloso lugar de la campiña irlandesa. De allí salieron los monjes que iniciaron las primeras PPC por Europa.
Por la tarde teníamos una misión determinada: trabajar con los turistas. Como es natural, nosotros con los turistas españoles; de modo que nos dedicamos a recorrer calles, restaurantes, etc., y allí donde oímos hablar español era como una llamada al contacto. Se les invitaba a conocer el folklore irlandés en una fiesta organizada por la Legión de María y se les entregaba una tarjeta, que indicaba, a su vez, el lugar y hora donde podían oír misa en castellano los domingos.
La fiesta, obligado es reconocerlo, fue una maravilla. Tras las presentaciones de rigor, actuaron grupos de chicas y niñas de la escuela de ballet de Dublín, ataviadas con trajes típicos, y por dos o tres veces invitaron a los presentes a participar.
Se presentaron las visitas por nacionalidades, entre aplausos, y todo fue discurriendo en un clima cada vez más familiar.
A la entrada, varios legionarios recibían las visitas, firmábamos en un libro, y nos ofrecían propaganda legionaria y religiosa. Al final del acto se expuso, en breves palabras, la naturaleza y misión de la Legión de María.
El himno nacional irlandés clausuró la reunión a las dos horas largas de haberse iniciado.

Rescate callejero
Es, sin duda, uno de los trabajos más difíciles, comprometidos y muy seriamente delicados.
El paseo de las orillas del canal de Dublín, a ciertas horas, es testigo de un pulular de mujeres de la vida y de hombres viciosos.
Sabemos cómo ya desde un principio la Legión ha cultivado intensamente este apostolado de rescate. En principio han de ser legionarios voluntarios y comprobados los encargados de esta misión.
Allí mismo, junto al canal, la Legión dispone de una casa, "Assumpta House", con dos entradas independientes. Es muy importante este detalle, porque la casa juega gran papel. Pienso que, sin ella, el fruto del trabajo quedaría reducido a una mínima expresión.
Se comienza el trabajo a las once de la noche. Los hermanos se reúnen en torno al altar legionario y rezan de rodillas toda la Téssera. Inmediatamente el presidente imparte unas consignas y distribuye las parejas, que pueden ser de dos hermanos, de dos hermanas, o mixtas.
Las consignas a tener en cuenta son las siguientes:
a) Cada pareja debe recorrer un lugar determinado.
b) Se recomienda que vayan rezando el rosario todo el tiempo, en tanto no hagan algún contacto.
c) Deben ir provistos de medallas de la Milagrosa.
d) Si la pareja de legionarios es de hombres, se recomienda dirigirse a los hombres y no a las mujeres.
e) Si la pareja está formada por dos hermanas, se recomienda se dirijan a las chicas y nunca a los hombres. Si los hombres las abordan, deban escucharlos y decir que son de la Legión de María, ofrecerles la medalla e invitarles, si así lo desean, a hablar con alguno de los sacerdotes que se hallan entre tanto en la casa de la Legión. En ningún caso los legionarios deben subir al coche de las personas con quienes toman contacto.
f) Si la pareja es mixta, se recomienda que la hermana legionaria aborde a las chicas y el hermano legionario a los hombres; luego ambos participan en la conversación, y si desean seguir hablando, tanto en ésta como en los casos anteriores, se les invita a pasar a la casa. Se debe intentar que las personas contactadas visiten la casa de la Legión para continuar el diálogo o para que hablen con el sacerdote. Algunos y algunas terminan por confesarse.
g) Mientras se efectúa este trabajo, el Santísimo está expuesto en "Assumpta House".
Aquella noche hicimos muchos contactos. Es de admirar la valentía con que estos legionarios se lanzan a su tarea. Me cupo en suerte un gran hermano, y, tras algunos contactos, dos hombres aceptaron acompañarnos a la casa. Allí estuvimos dialogando hasta las tres de la mañana sobre temas como Jesucristo, la Iglesia, los Sacramentos, la Virgen María, la dignidad humana, etc.
Ocupamos una de las varias salitas preparadas al efecto. En el interior de la casa están varias legionarias preparando el té y algunas otras cosillas que una de ellas nos pasó e servir amablemente y repetidas veces. Las chicas de la calle que se acogieron fueron trece.
h) El trabajo en la calle debe finalizar a la una y media de la madrugada. Como existen dos puertas de entrada, no hay posibilidad de que en el interior se encuentran hombres y mujeres.
Dos sacerdotes están todo el tiempo en la casa para atender a quienes lo deseen.
A quienes arguyen que este trabajo no es fructífero, la Legión contesta que aún cree en los milagros, y este tipo de milagros de conversión se repiten con relativa frecuencia.

Trabajos serios y comprometidos
Pudiera decirse que ésta es la nota característica de la Legión de María en Dublín. Nada de trabajitos. Allí se va al grano, a lo duro, a los no católicos, a los alejados, y todo legionario sabe a qué le compromete la Legión.

Los hombres en la Legión
Más que todo lo relatado hasta el presente, lo que mayor sensación nos ha producido han sido, sin género alguno de dudas, los hombres de la Legión, y, cuando digo hombres, digo también las mujeres de la Legión.
Como es lógico, hay personas que llevan en la Legión desde su fundación, otros 48 años, otros 40, 35, etc., y los hay muy jóvenes.
¿Qué resaltaría de ellos? Primero, la fe. Es maravilloso encontrarse con gentes de fe tan esclarecida y arraigada. La fe les empuja a todo. Segundo, la intrepidez y valentía; no se achican por nada, dan la cara en cada contacto, aprovechan todas las oportunidades. Recuerdo a una legionaria jovencita que trabajaba en el rescate y que mandaba al hermano compañero detener a todos los hombres que pasaban. Este le preguntó: ¿y por qué a todos? Contesta ella: porque, ¿quién sabe?, a lo mejor ese que hemos dejado pasar estaba en condiciones de recibir nuestro mensaje. Tercero, fe total en la Legión de María, en su espíritu y en su sistema. Son simplemente legionarios. El hermano que nos atendía en la misa, que a diario celebrábamos en "Morning Star", era joven e inteligente; le preguntamos que, una vez hecho el bachillerato, por qué no había optado por una carrera. Contestación: Lo he pensado y he llegado a la conclusión de que no hay mejor carrera que servir a la Legión en "Morning Star".
No hemos conocido a todos los legionarios de Dublín, como es natural; pero se nos decía que muchos, una vez salidos de las oficinas, talleres o estudios, dedicaban el resto de todas las tardes a trabajos legionarios.
Lo que si es cierto es que los integrantes de la élite de la Legión de María en Dublín saben muy bien lo que se traen entre manos, saben adónde van y cómo llegar, y el resto de los legionarios del mundo no tenemos nada que temer sobre el futuro de la Legión de María.

El fundador
¿Quién de los legionarios no desea ver de cerca y hablar con el fundador de la Legión de María, Hno. Frank Duff?

¿Quién no desea estrecharle la mano, o hacerse una fotografía con él? Todos los legionarios extranjeros preguntan una y otra vez si pueden ver al Hno. Duff. ¿Cómo no?
Nos recibió oficialmente una vez, extraoficialmente otras muchas. Al saludarlo por primera vez, te das cuenta de que se trata de un hombre que goza de una serena paz espiritual, de una paciencia sin límites, de un humor sano; hermano de todos, atento con todos. A sus 87 años conserva íntegras sus facultades mentales, posee una memoria prodigiosa y es un pozo de conocimiento y experiencias.
Hombre de vida austera, casi monacal, vive solo y únicamente acepta el servicio de una veterana hermana legionaria para que cuide el atuendo de su persona. Se levanta muy temprano y todo el día lo ocupa en el estudio, la oración, escribir, trabajar y recibir visitas y consultas legionarias. Su pluma, su enorme y arcaica pluma, ¿cuántas páginas no habrá escrito, cuántos autógrafos no habrá firmado? Es una bendición que todos los legionarios nos podamos mirar en él.

Directores Espirituales
Los hombres de la Legión tienen muy en su corazón a los Directores Espirituales. El Hno. John Murray tuvo la gran amabilidad de visitarme en el hotel a una hora ya avanzada para despedirse de mí y decirme: "necesitamos mucho de los directores de la Legión para mantener los ideales. Pasa la Iglesia por períodos de crisis y la Legión también; pero en la Legión nos hemos mantenido. Recuérdelo, necesitamos mucho de los directores espirituales".
A la hora de marcharnos ¡una pena!, tenía lugar el acto de recepción de otros 17 legionarios españoles que allí se quedaron para aprender y trabajar durante once días.
Así es, en breves rasgos, la cuna de la Legión de María. ¿Qué no has estado en Dublín? Mi deseo es que, al menos te sirvan de algo mis impresiones.

*

El autor de este artículo es el P. Delfin Castañón, O.P., escribió varios libros, los cuales están disponibles para su lectura en internet:

"Como un ejército"

"Un sistema de Evangelización"

El último publicado en 1997 "El Alma de la Legión de María".

La foto corresponde a  John Murray, Tesorero Asistente del Concilium Legionis en 1967, posa complacido, y con razón, por la honrosa distinción del gobierno español en reconocimiento a sus trabajos en favor de la Colonia Española de Dublín.

El 16 de octubre fue condecorado con la Cruz de Caballero de la Orden de Mérito Civil, en una ceremonia en la Embajada Española de Dublín, la condecoración estuvo a cargo del señor Don Manuel Iribarne, Ministro de Información y Turismo de España.

En su discurso el señor Fraga Iribarne reveló que la condecoración fue pedida por el Embajador, el señor Juan José Pradera Ortega.

"Creo que es necesario -dijo- subrayar la significación de esta ocasión en que a través de su Gobierno, un pueblo tan esencialmente católico como el de España, está condecorando a un director de una asociación religiosa irlandesa cuya acción se ha extendido tanto al mundo de habla castellana como al mundo entero".

Al concluir, el señor Iribarne se refirió a la Legión en España. En respuesta el señor Murray desarrolló el hecho de que muchos miembros de la Legión en España están haciendo sus actividades específicas en España donde ya son centenares los praesidia por el momento.

"Siempre -dijo- hemos tenido un parentesco espiritual con nuestros amigos de España, por raíces de historia, de religión y de romance".

Durante muchos años John Murray ha estado organizando y supervisando grupos de legionarios encargados de mantener contacto con los Consejos de la Legión en España y Sudamérica. Su praesidium está empeñado en un sin número de actividades entre residentes españoles por todo Dublín. Su tarea incluye el mantener el fervor de los asistentes en la Misa vespertina dominical en castellano, la visitación de sus hogares, un grupo de Patricios y veladas sociales regulares.