Los Testigos de Jehová (*)
Por FRANK DUFF
www.legiondemaria.org


 

De vez en cuando los periódicos nos informan de alguna futura convención de los Testigos de Jehová.

Cuando ellos se nos aproximan, es de mucha importancia que los legionarios se les acerquen, no en forma violenta ni algo parecido, sino en un esfuerzo de razonar con ellos educadamente sobre algunas de sus doctrinas, y de paso utilizar esa oportunidad para ofrecerles la doctrina del catolicismo.

La experiencia muestra que mientras estas personas andan siempre acercándose a los hogares católicos, ellos saben muy poco acerca de la Iglesia.

Los Testigos de Jehová es uno de los movimientos religiosos más extraordinarios que hayan surgido. A veces se presentan bajo el título de Asociación Internacional de Estudiantes de la Biblia. El nombre no es una ficción, es uno de los nombres con que se han anunciado. Otro nombre es "La Torre Vigía" y otro: "La Aurora del Milenio".


EL FIN DEL MUNDO

Los testigos pertenecen a lo que en religión podría llamarse las fronteras de lo irracional. Su propia existencia y las doctrinas que predican muestran las tristes consecuencias de quienes se separan de la Iglesia Católica. No solamente se han separado de la sana doctrina sino también de una sana racionalidad. Hay muchos grupos en que se muestra esta tendencia: los Mormones, los Adventistas del Séptimo Día, los Pentecostales, los Cristianos Científicos. Si bien es verdad que todos éstos difieren mucho en sus enseñanzas, todos tienen una cosa en común: no tienen duda alguna sobre los designios de Dios, cuáles son las verdaderas doctrinas, cual es el destino de la humanidad y otras cosas. Ellos pontifican sobre las cosas con gran seguridad y hasta en grado infinitamente más allá de lo que ningún Papa se atrevería a decir. Después de todo el Papa tiene autoridad basada en la Sagrada Escritura, y esos grupos no la tienen. Ellos se especializan en anunciar el fin del mundo. Ellos todos están de acuerdo en que ese fin está cercano: de que va a ser de un modo muy desagradable, y que la única forma que tiene usted de salvarse es uniéndose a ellos. La palabra Armagedón se supone que sea una de las señales del próximo fin del mundo, y significa la toma de las armas por las naciones. Este es uno de los temas favoritos de esos extremos de irracionalidad. Insisten ellos también en que el futuro próximo será de epidemias, terremotos, inundaciones, una lluvia de fuego, además de la guerra universal. Y que a pesar de hallarse toda la humanidad pronta a desaparecer en estas desgracias los adeptos de estos grupos sobrevivirán felizmente. Ellos, y solamente ellos, estarán inmunes de todos los horrores y terrores, por consiguiente vale la pena unirse a ellos.

 

SURGEN FALSOS PROFETAS

Otra característica de estos grupos de sectas es que no fueron fundadas por personas a quienes estaríamos inclinados a considerar como virtuosos. Algunos de sus fundadores incluso están en la categoría de delincuentes.

Los Testigos de Jehová fueron un desmembramiento de los Adventistas del Séptimo Día. Charles Russell, que fundó a los testigos era un aventurero. Nació en el estado de Pennsylvania, en los Estados Unidos en el año 1852. Se unió a los adventistas y nos cuenta que se convirtió a ellos desde la primera reunión con los mismos. Les oyó predicar que no existe el infierno y que por una razón u otra, eso lo atrajo mucho.

Los Adventistas estaban entre aquellos que esperaban el fin del mundo inmediatamente. Cuando Russell se les unió ellos esperaban el fin del mundo para el año 1873. Lo extraordinario de estos grupos es que no importa cuantas veces se hagan falsas profecías ellos siguen fieles al grupo. Su fundador Malcom Miller ya había profetizado que el mundo se terminaría para el año 1843. No sucedió, pero tampoco les importó mucho. Russell no estuvo mucho tiempo contento con los adventistas. El no veía por qué Miller tenía que ser mejor que él. Así que se animó a fundar una religión. Agarró las Escrituras y procedió a leerlas y no tuvo problema alguno en extraerles sus propias verdades. Todos antes que él aparentemente había fallado, pero él estaba del todo confiado en su habilidad para sacarles la verdad. Avanzó más aún y se estableció como la total autoridad en las Sagradas Escrituras, a pesar del hecho de que no sabía ni hebreo, ni griego, ni latín, que son las lenguas originales de las Sagradas Escrituras.

Russell declaró que la segunda venida del Señor y el fin del mundo sucedería el año 1914. Enseñó que Cristo es un ser espiritual, no otro que el Arcángel San Miguel, que fue enviado a la tierra para redimir a la humanidad, recibiendo con ese fin un cuerpo de la Virgen María, al menos, éste último detalle es verdadero. Después de su resurrección Cristo regresó al cielo aún más espiritualizado que lo que era antes.

Al oír sus doctrinas uno cae en la cuenta de que ellas consisten más en negaciones de lo que no creen que en lo que creen. Ellos hacen mucho énfasis en las cosas en que no creen. No creen en la Trinidad de Dios, no creen en la divinidad de Cristo, no creen en la Eucaristía, no creen el infierno, no creen en el purgatorio. De hecho, están en contra de casi todo: Catolicismo, Protestantismo, Judaísmo, contra las películas, contra el servicio militar, contra las Naciones Unidas, contra el tabaco, contra la educación superior, contra la pesca, la cacería, la francmasonería, los sindicatos y uniones de los obreros, las escuelas dominicales, el ejercicio de votar, y asociaciones de jóvenes cristianos (YMCA). Obviamente esta es una condenación de casi todo lo que nos rodea. Sin embargo, mucha gente siguió las afirmaciones de Russell porque el fin del mundo estaba cerca y las consecuencias de no estar a su lado si esto sucedía eran bastante terribles.

 

¿QUIÉNES SE SALVARÁN?

¿Qué iría a suceder de acuerdo con estas raras doctrinas? El número de los que se salvarán en todo el mundo pasado, presente y futuro, será de 144,000. Es decir una fracción de la población de Dublín, en todo el mundo y en todos los tiempos. Podríamos preguntarle cuál es la base de todo esto. Existe en las Escrituras una referencia a los 144,000 vírgenes que se salvarán a través del martirio. Esta es la cantidad que él (Russell) escogió y que es el número de los que se salvarán en todos los tiempos. Puestos que éstos son vírgenes, los casados deben tener cuidado. De ese número, dicen ellos, excepto 13,000, ya han sido llamados antes de la aparición de los Testigos de Jehová. De modo que el número que queda por llenar las filas de los Testigos es de 13,000. Esas 144,000 personas reinarán espiritualmente en el cielo. Con respecto a ese número ellos parecen tener una concepción semejante a la nuestra de lo que es el cielo, es decir, una existencia espiritual, un vivir con Dios. Sin embargo, piensan que sólo 144,000 pueden gozar de ese estado de felicidad. Al leer sus publicaciones se saca la impresión de que no hay una particular ambición de parte de los Testigos por ser parte de esos bienaventurados. Sus ideas y motivos se desarrollan en líneas tan materialistas que la idea de vivir con Dios en el cielo es algo que está más allá de su mente y no se aprecia mucho en su propaganda. Sin embargo, las 13,000 vacantes que quedan han de llenarse con los testigos presentes y futuros. Se calcula actualmente que uno dos millones se declaran testigos de modo que 13 mil es una muy pequeña cantidad de ellos. ¿Qué le pasará entonces al resto de la humanidad? Hablemos primero de los mismos Testigos. Algunos de ellos morirán antes de ese terrible día del fin del mundo. Otros vivirán durante ese día. Esta horrible lluvia de destrucción sobre la tierra con sus terremotos, impresionantes fuegos, guerras y todo lo demás, aparentemente no tocarán a los testigos. Estarán sanos como si ellos fueran inmortales. Ellos sobrevivirán estas desgracias, pero nadie que no sea testigo se salvará. El mundo entonces no se destruirá sino que saldrá mejorado. Todos los desastres habiendo cumplido su misión de purificar la población de la tierra, se calmarán y se seguirá un mundo muy pacífico en el cual todos esos testigos de Jehová que estén vivos entonces vivirán felices.

 

PROBLEMAS DEL PARAISO

La concepción de ese mundo es muy infantil. Usted seguirá su vida ordinaria como hacia antes, pero a nivel de la idea de un mundo mejor en la mente de un trabajador social. Los verdaderos problemas estarán resueltos y usted gozará de una buena salud. Ya no habrá plagas, ni enfermedades, ni guerras. No habrá animales peligrosos, y ni siquiera habrá criaturas que nos molesten. No habrá ni excesivo calor ni mucho frío. Pero sorprende, sin embargo, saber que en este paraíso del futuro usted seguirá haciendo vida social, se casará y tendrá niños y tendrá también todas las preocupaciones de la vida ordinaria. Usted tendrá que desempeñar un trabajo y se ganará su pan diario. ¿Pero habrá alguna clase de descontento? ¿Habrá personas dañinas que necesiten alguna fuerza policial? Ellos se callan acerca de estas cosas. Esto luce patético y uno se ve obligado a exclamar: ¿Quién quiere vivir para siempre en tal paraíso de aire acondicionado sin la esperanza de nada mejor sin la esperanza de nada mejor? Considere la sicología de esta condición de vida. Esa existencia sin fin, improbable, inevitable, con su diaria e inútil monotonía, nos atacaría el sistema nervioso hasta no poderla tolerar para convertirse en un virtual infierno?

Ese es el cielo que los Testigos de Jehová disfrutarán, con la excepción de los 13 mil, que calificarán para una existencia más alta. El peligro de ese nuevo mundo será la superpoblación. Los expertos en estadísticas nos aseguran que la población del mundo se duplica cada 37 años, y esto a pesar de todas las enfermedades, guerras y terremotos que continuamente nos visitan. Es más, en esa tierra de los jehovases nadie morirá. De ese modo la población del mundo se duplicará cada uno o dos años. En otras palabras, habrá una tremenda sobrepoblación en corto tiempo. Después de cierto tiempo ¿qué espacio encontrarán ellos? Pero este problema lo resuelven muy simple, proféticamente y con autoridad final: a tal punto, cuando las condiciones de espacio para vivir se conviertan en un problema difícil, la gente dejará de tener niños. Así de fácil lo resuelven. Ciertamente que sin niños el mundo no será un lugar más brillante.

Además de los que estén vivos durante esos tristes días finales del mundo, los testigos que habían muerto anteriormente serán resucitados. Ellos se levantarán y vivirán esta existencia del paraíso que pintan los testigos. Además retornarán a la tierra los magníficos personajes: Noé, Abraham, Isaac, Jacob, Moisés, David, Salomón, y otros. También volverá un número de ciertamente buenas personas que murieron antes de que los testigos aparecieron en la tierra. ¿Y cuál será la suerte del resto de la humanidad, de esa incontable totalidad de millones de personas que vivieron sobre la tierra y que murieron? Respuesta: serán aniquilados. Dejarán de existir completamente porque no habrá dónde colocarlos, y no existe el infierno para enviarlos allá.

 

Y MÁS QUE PROFETA

No puede decirse que el fundador de los Testigos fue una persona ejemplar. El matrimonio de Russell terminó en una corte de divorcio. De acuerdo con la detallada evidencia presentada en favor de la esposa la declaración de la corte fue de que no se podría esperar que ninguna mujer sufriera el tratamiento que su esposa sufrió de él. Él admitió, para usar de sus propias palabras, que se emocionaba con cualquiera mujer que lo atrajera, y dicho sea como testimonio a las bondades del sexo, muchas mujeres lo atrajeron en este sentido. Ya he mencionado sus zambullidas en las falsas profecías. El también vendió un trigo "milagroso" a dólar la libra. En aquellos días un dólar valía mucho más que ahora, de modo que podemos pensar que vendió la libra de trigo a unos 5 dólares. Él prometía a los compradores que el tal trigo rendiría cinco veces más que el trigo ordinario. Claro está que sus seguidores querían participar de tales ventajas y compraron grandes cantidades del trigo milagroso. El Departamento de Agricultura tomó nota de esas maravillosas promesas y quería participar de ellas también porque así podría revolucionar la agricultura. Ellos compraron una cantidad del trigo y lo sembraron bajo buenas condiciones y lo observaron. Descubrieron que la producción era exactamente normal. Acusaron a Russell pero éste se escapó de la cárcel al devolver el dinero a los compradores. El también vendió una crema de cloruro de zinc y no tengo que decir que no fue un éxito.

Su especialidad en citar la Biblia era la de reunir textos tomados de diferentes partes de los libros Sagrados. Se ha demostrado que cualquier cosa puede ser probada usando ese recurso. Un pequeño ejemplo de esto es el siguiente: "Judas salió y se colgó" "Ve tú y haz lo mismo, y lo que haces hazlo pronto", "Este es el gran mandamiento de Dios". Esto es una muestra de lo que se puede hacer uniendo textos. Russell murió en un tren en 1916. Vale la pena notar que el fin del mundo no llegó en sus días.

 

EL DISCIPULO NO ES MAYOR QUE SU MAESTRO

Russell fue substituido por Judge Rutherford. Este no era realmente juez y no podía reclamar este titulo. Había servido 4 días en ausencia de un verdadero juez. Él era secretario de la corte y lo pusieron a sustituir durante esos 4 días. Eso bastó para que le dieran ese título para siempre. El no estaba de acuerdo con lo enseñado por Russell y procedió a relegar a Russell y a muchas de sus ideas al olvido. Russell era un gran aficionado del gobierno democrático y creía que los testigos debían operar bajo el principio de un voto para cada persona. Rutherford disentía también de esto e informó que el Señor Jehová le había dicho que quería gobernar al pueblo de Dios, los testigos, directamente por Rutherford. Dios comunicaría sus deseos y planes a Rutherford quien los pasaría a las multitudes por medio de una operación simple. En general Rutherford renovó a los testigos e introdujo una gran variedad de doctrinas. Él tuvo problemas durante la guerra de 1914 a 1918. Denunció la guerra, se opuso al servicio militar y urgió al pueblo de los Estados Unidos a rebelarse contra su gobierno. Esto lo hizo pasar nueve meses en la cárcel.

Una de sus ideas era que la palabra "Dios" es impropia. Publicó una edición de la Biblia en la cual eliminó esa palabra en todos los pasajes donde aparece y la cambió por la palabra "Jehová". Él aseguró a todos y a cada uno de que Jehová tiene gran objeción a ser llamado "Dios" y que Él tomaría represalias contra quienes se atrevieran a llamarlo por ese nombre. En 1920 predijo que los patriarcas del Antiguo Testamento vendrían a la tierra para el año 1925 para dar servicio al fin del mundo y al comienzo de la nueva era. De acuerdo con esa idea Rutherford compró una mansión para ellos en California y sembró palmas, olivos, higos y otras plantas propias de Tierra Santa, para que Abraham, Moisés y todos los demás se sintieran absolutamente como en su casa cuando llegaran. Cuando no aparecieron Rutherford desconfió de las profecías y se conformó para el futuro con la conocida expresión: "Millones que ahora viven nunca morirán". Si bien se piensa esa es una profecía más segura pues para poder desaprobar esta afirmación se necesitaría al menos cien anos y mucha investigación.

Una de las notas características de este culto es que tan obvio ejemplo de falsa profecía con las plantas de olivo e higos y otras fantasías no molestó a sus seguidores. Les dejo a ustedes el juicio sobre este hecho tan extraordinario.

En 1931 con el pensamiento de que una buena cosa no debe ser desperdiciada Rutherford se mudó a la mansión donde vivió hasta su muerte en 1942. Algunos de sus seguidores se opusieron a la mansión y al lujoso estilo de vida que él disfrutaba allí, y también al contenido de su lenguaje. No sabemos detalles acerca de su lenguaje.

 

UN HOMBRE DE NEGOCIOS. UN SIMPLE BUSCA VIDA

A Rutherford lo sucedió Nathan Knorr. Él fue completamente diferente de sus antecesores. Era un hombre de negocios, un busca vida. La técnica primitiva usada bajo Russell y Rutherford era la de que el testigo venía a tu puerta, y cuando se le abría, él ponía el pie dentro para no dejar que la cerraran. Entonces sacaba un fonógrafo y ponía una breve pieza de propaganda grabada. Knorr suprimió el fonógrafo y el introducir el pie en la puerta. Él prefirió crea un cuerpo profesional que recibiría considerable entrenamiento y que estaría equipado con argumentos racionales. Pero resulta difícil ver cómo alguien podría argumentar racionalmente en favor de las cosas que he dicho. La ha suprimido casi todos los escritos de Russell y de Rutherford porque ellos contradicen tanto la generalidad de las enseñanzas actuales de los Testigos.

La literatura publicada por los Testigos es en cantidades asombrosas, pero no llevan el nombre de autor. La razón de esto es que se supone que Jehová sea el autor. En otras palabras usted escribe algo en alguna de sus publicaciones y ese es Jehová mismo que le anuncia a usted el buen mensaje.

Actualmente aún proponen algunas profecías menos definida. En sus labios con frecuencia se oyen las palabras: "El mundo puede acabarse antes de que suene el reloj" como la ya vieja profecía de que "millones que ahora viven nunca morirán".

Ellos han hecho sus propias traducciones de la Biblia de las cuales la palabra Dios ha sido extensamente eliminada. Los escolares bíblicos consideran estas traducciones sin mérito. Los testigos no las usan en sus visitas de puerta en puerta porque alejarían a las personas. Son traducciones muy de principiantes y sólo existen para afirmarlos en sus propias teorías.

 

RAZON DE SU GRAN CRECIMIENTO

El hecho sobresaliente es que a pesar de sus increíbles historias, de sus falsas profecías y de sus dudosos fundadores, ellos representan a la religión de más rápido crecimiento en la tierra. Sus publicaciones alcanzan cifras fuera de lo común. Cinco millones de libros y biblias se imprimen anualmente en sus imprentas. A cada miembro de los testigos se les enseña que se considere como sacerdote ordenado, destinado a emplear lodo su tiempo en hacer propaganda. Ellos no deben tomar parte en asuntos locales o del estado, y no deben votar. El número de los que ellos llaman "publicistas" que son miembros activos que andan propagando los buenos mensajes, es cerca de un millón. Cada cuatro días se publican cuatro millones de copias de la revista "Atalaya" que sale en 16 idiomas.

El mayor objetivo de su odio es el Catolicismo, aunque ellos han abandonado la práctica de picotear los templos católicos. Ellos tienen poco éxito donde la proporción de católicos es alta y eso puede ser una buena razón de su aversión al Catolicismo. En los Estados Unidos se dice que si alguien llama a su puerta o es un vendedor de cepillos de limpieza Fuller o es un testigo de Jehová. En este momento se nos escapa un clamor de angustia: ¿Por qué nosotros no mostramos el mismo celo?

El programa de los Testigos está a tono con las crisis repetidas de estos tiempos. La bomba atómica debe de haberles ayudado grandemente porque aun los más sabios de entre nosotros no saben qué sucederá con ella. La sola mención de la guerra mundial, de la bomba de hidrógeno y otras cosas hacen que la gente sencilla de oídos a las charlas del Armagedón y el doloroso fin del mundo. Se ha dicho que ninguna otra secta ha atrapado tan completamente la imaginación de los ignorantes. Fantásticas afirmaciones y ordenanzas salidas de sus oficinas de Brooklyn son recibidas como puros evangelios. El movimiento progresa rápidamente, no por lo irracional que es, sino porque es apostólico y esto es digno de tenerse en cuenta. Porque cada miembro sale y trata de interesar a la gente. Si tal es su éxito, ¿qué no podríamos lograr nosotros si cada católico estuviera preparado para ser tan activo como esas pobres almas?

 

SU UNICA OPORTUNIDAD

Nosotros tenemos como obligación apostólica el entrar en contacto con ellos, de argumentar con ellos sobre algunas de sus doctrinas absurdas y de hablarles de las enseñanzas del Catolicismo. He aquí algunos puntos que debemos recordar. Cada una de las doctrinas católicas que usted tan bien conoce y según las cuales usted vive está ahí en las Sagradas Escrituras tan claramente como cualquiera señal de carretera. Ellos le responderán que usted está interpretando las escrituras erróneamente y hablarán como si nosotros no supiéramos nada de las Sagradas Escrituras. En esta situación un argumento efectivo es el siguiente: todas sus publicaciones tienen derecho de copia. Ellos son muy celosos en guardar estos derechos de acuerdo a las leyes. Por consiguiente cuando ellos te hablen acerca de las Escrituras tu respuesta debe ser: "Ese libro es nuestro, ustedes no tienen ningún derecho sobre él. Si la Iglesia Católica hubiera recibido permanentemente los derechos de copia sobre las Escrituras nosotros podríamos acusarlos a ustedes por realizar copias de las Escrituras. Este es un razonamiento simple pero que les llama la atención porque ellos entienden el significado de las leyes de copia.

El espectáculo de esta extraña secta debe tener para nosotros una buena consecuencia: hacer que reflexionemos y que no preguntemos si no debemos estar haciendo más de lo que hacemos por nuestra sublime fe. He aquí estas personas desorientadas que salen a convertir al mundo y están dispuestas a sufrir toda clase de molestias, incluso la prisión, y nosotros, los millones de católicos, que poseemos y realmente valoramos la fe en nuestros corazones, nos contentamos con tornar las cosas con gran calma. Muchos de nosotros no estamos preparados para ni siquiera levantar un dedo en servicio de la Iglesia. Nos conformamos con lo mínimo, lo cual es triste. Ahora bien, que el espectáculo de estas personas nos estimule y haga que les tengamos lástima. Y que vayamos y les hablemos con amor y que procuremos influir en ellos de alguna manera. Es probable que de otra manera nunca oigan la explicación de la fe católica.

 

* Notas del traductor

Amigo lector: Estas observaciones tan atinadas acerca de los testigos de Jehová fueron escritas por Frank Duff fundador de la Legión de María, movimiento espiritual y apostólico de más de tres millones de fieles católicos que oran y trabajan por el reinado de Jesucristo en todos los continentes del mundo.

Frank Duff nació en Dublín, Irlanda, el 7 de junio de 1889, murió en alto grado de santidad en la tarde del 7 de noviembre de 1980, a los 91 anos de edad.

Imitando fielmente a Nuestro Señor Jesucristo Frank Duff amó y honró muy intensamente a la Virgen María, esa criatura predilecta de Dios que llevó en su seno al Salvador del mundo. Frank Duff fundó en la Legión ese gran amor a la Virgen como característica especial de esa organización dedicada y consagrada al Espíritu Santo.

Después de haber leído el escrito de Frank Duff sobre los Testigos de Jehová debemos tener en cuenta que fue escrito hace ya más de 40 años y que muchos de los datos cuantitativos a que él se refiere han cambiado con el tiempo. Ahora los testigos naturalmente cuentan con muchos más miembros. Pero los datos históricos sobre los fundadores de los Testigos y muchas de sus erróneas doctrinas continúan siendo básicamente las mismas. Esta es la doctrina que a diario se nos ofrece en las calles de nuestra ciudad por personas probablemente bien intencionadas pero con un profundo y errado desconocimiento de la verdadera interpretación de las Sagradas Escrituras. Interpretación que ha dado lugar a profundos errores apartados totalmente de la antigua enseñanza de los primeros cristianos y padres de la Iglesia inmediatos sucesores de los doce apóstoles. Estas doctrinas ponen en grave peligro la salvación eterna de muchas personas incapaces de discernir lo verdadero de lo falso en la interpretación de las Sagradas Escrituras. Esperamos que estos comentarios de Frank Duff abran los ojos a muchos cristianos sobre los errores que enseñan los "Testigos del Error".

Traducido al idioma español por Adolfo Costa, miembro de la Legión de María, Estados Unidos, Junio 2002.