Directrices prácticas para difundir el Evangelio
www.legiondemaria.org

¿Quién soy yo para ir al Faraón? 

¿Qué les diré?

¡No soy hombre de palabra fácil y se me traba la lengua!

El que hablaba era Moisés. Vio la dificultad, pero el Señor no la admitió en absoluto. Muchos de nosotros nos sentimos incapacitados para la tarea que la Legión nos pone delante para que vayamos a los no católicos y los traigamos al redil. Así que hemos vuelto a leer los números anteriores de la revista "Maria Legionis" y hemos escogido trozos de los artículos de Frank Duff, que creemos que serán provechosos. En cada caso se da el número de Maria Legionis en que apareció el artículo para que los que quieran leerlo completo puedan hacerlo.


María, Madre de todas las almas

Sabéis con qué insistencia la Legión nos recuerda que María es la Madre de todas las almas. Es ésta una verdad que el Concilio sella ahora con su autoridad. Su cuidado maternal no se limita a los que están dentro del redil. Estos son sólo una parte de la humanidad, mientras que ella se interesa por todos, por los que no la conocen, aun por los que se han vuelto contra ella.

Hay que darla a conocer a cada uno, hablarle sobre ella. Esto constituye un presentarlos a ella y respecto de cada uno de ellos intentará ella cumplir su oficio maternal de dar a Cristo. El antiguo procedimiento no cambia; es necesaria hoy como lo fue al principio. En esto se encuentra un motivo perentorio para un acercamiento universal e indiscriminado a las personas. Como principio fundamental debemos esforzarnos por presentarle todas las almas. Ninguna quedaría sin beneficiarse. Sería inconcebible que un encuentro entre María v uno de sus hijos ella no lo aprovechase. Como dice Chesterton: "¿A quién ha saludado ella y no le ha favorecido con su saludo? ¿A quién tocó sin tocar su paz?" - El Evangelio a todas las criaturas - ¿Cómo? (2 de 1968).

Cambiar el mundo

La tarea de los apóstoles era bien definida. Tenían que dar su preciosa posesión a los hombres, a todos los hombres, decirles que Dios se había hecho hombre y había sufrido y muerto por salvar a todos los hombres. Había que decírselo a todos e inducirlos a creer. Su salvación dependía de esa fe... "Estos galileos repartieron el mundo para conquistarlo, formaron un plan determinado para cambiar la religión establecida por todo el mundo..., porque un Hombre a quien crucificaron en Jerusalén los hombres así lo ordenó" (Bossuet). - Mandamiento de la Ascensión (4 de 1970).

La Medalla Milagrosa

Pues Dios trata de eliminar la superstición y reemplazarla con la fe, tiene que emplear necesariamente con gran poder los recursos que usa en la consecución de ese fin. Así el principal poder de la medalla milagrosa no es meramente el de un recurso o recordatorio; ha sido hecha canal de gracia. - Mirad: un modelo esta a la vista (2 de 1969).

Contactos

Cuando realizáis un contacto debéis poner en él todo la fe que hay en vosotros. No debéis limitar vuestros horizontes esperando hacer algo de bien. Debéis tener en la mente nada menos que una conversión o una conquista de alguna clase. - Mirad: un modelo está a lo vista (2 de 1968).

Acontecimientos desacostumbrados

Cuando sucede algo un poco fuera de lo normal, debería ser nuestra táctica preguntarnos si puede aprovecharlo el Espíritu Santo para la finalidad de capacitarnos para dar a Jesús y María a un alma. - Mirad: un modelo está a la vista (2 de 1969).

Método de acercamiento

Una forma inofensiva de acercamiento sería la siguiente: "¿Por casualidad ha cruzado alguna vez por su imaginación la idea de entrar en la iglesia católico?" Nadie puede molestarse por eso. Es respetuoso. Puede obtener una respuesta equilibrada. En todo caso abrirá una discusión dé forma satisfactoria. Si la respuesta es: "Bien, tengo que admitir que una o dos veces pensé así", entonces el camino está abierto de par en par. Si, por el contrario, la respuesta es un decidido "no", entonces la contestación es: "¿Sería una intromisión por mi parte si le pregunto por qué responde tan decididamente?" Entonces él da sus razones, vosotros escucháis atentamente y sólo habláis cuando él haya terminado. - Contacto (2 de 1971).

"No sé"

Nunca tengáis miedo de decir "No sé la respuesta a esto. Sé bastante poco de teología". Esto desarma a cualquiera. Tiene la apariencia de que se admite una inferioridad personal sin haber cedido en realidad un solo palmo. Evidentemente no se puede esperar que sepáis todo. Recordad aquella respuesta dada por un hermano: "No sé responder a eso. Soy sólo hojalatero". Podríais seguir diciendo algo así: "Pero podría conseguiros la respuesta correcta. O quizá, si no le importa, podría tratar de lanzarme al tema andando como un perro en un garaje". Luego dad vuestra propia explicación, que puede ser ciertamente bastante buena y que habría ganado muchísima fuerza por el hecho de que la presentáis como apenas digna de tenerse en cuenta. - Contacto, No. 2 de 1971.

Diálogo con un no católico

Reduzco a un escueto resumen los diálogos que tendrían lugar después de nuestros contactos iniciales:
-¿Sería demasiado personal una pregunta sobre cuál es su religión?
-Bueno, debo pertenecer a la Iglesia de Inglaterra (o a otra Iglesia).
-No parece importarle mucho.
-No puedo decir que sea algo vital para mí.
-¿No tiene convencimiento en las enseñanzas de su iglesia?
-No, de hecho apenas sé cuáles son.
-¿Se le ocurrió alguna vez hacerse católico?
-Creo que nunca.
-Según nuestra forma de pensar, Ud. lleva una vida pobre. ¿No es un deber para consigo mismo echar una ojeada al catolicismo? Para nosotros significa una enormidad.
Muy frecuentemente, y nunca como una mera forma cortés de desembarazarse de nosotros nos respondía:
-Quizás debería hacerlo. - "Ser testigos de Cristo", No. 2 de 1972.

Por qué

Sería escuchar el último mandato de nuestro Señor:
"Id al mundo entero y comunicad mi Evangelio a todos los hombres. Los que crean y se bauticen se salvaran Ese perentorio motivo se complementa con la constatación de que María es la madre de todas las almas, según lo proclama el Concilio. El mismo nombre "Legión de María" sería irreal si los legionarios no se esfuerzan por introducir a María en cada una de las almas de sus hijos. - "Tocando el arpa mientras Roma arde", No. 1 de 1973.

Presentad el "corazón viviente" del Catolicismo

Presentad a la Iglesia de forma que brille como Cristo, pues es Cristo. En ese breve turno nuestro, debemos ir directos a la esencia de la Iglesia. Explicad que por el bautismo se han establecido una unión entre Cristo y el alma de forma que viven una especie de vida unida con participación de misión y de bienes. El Cuerpo Místico que se construye así con Cristo y los creyentes es la Iglesia Católica. La Madre de Cristo es asimismo su Madre. La que desempeñó un papel necesario en la Redención continúa desempeñando un papel análogo en la salvación de todos los hombres. El Papa es la cabeza visible de ese Cuerpo, por él la voz de Cristo habla autoritativa, infaliblemente. Ese Cuerpo vuelve a representar la vida de Cristo desde la cuna al sepulcro. Está lleno del Espíritu Santo y su alimento es la eucaristía. Los otros sacramentos nos introducen en el perdón del pecado por Cristo, nos unen en matrimonio, nos preparan para la muerte y nos conceden la función del sacerdocio. La misa es el Calvario en medio de nosotros, es el medio divino que nos capacita para estar repetidamente presentes en el sacrificio de Cristo. Incorporada así a Cristo y auxiliada en el camino, la Iglesia debe buscar extender su vida a todos los hombres. Una presentación así podría llamarse el "corazón viviente" del Catolicismo. - Evangelización, No. 2 de 1974.

Presencia Real y Ausencia real

Lutero fue uno de los que se metieron con la doctrina de la Eucaristía. Su definición sustituyó transustanciación por lo que él llamó consustanciación, pero el prefijo "trans" indica un cambio de sustancia. "Con" indica que no ha habido cambio de sustancia y da a entender que nuestro Señor de alguna manera viene a nosotros junto con el pan y el vino, cuya sustancia no ha cambiado. Además esta venida depende de la fe del que lo recibe en el momento de la comunión. Como no está presente en los elementos no puede haber adoración y por lo tanto Reserva. No hay Santísimo Sacramento. Es un caso de ausencia real de Jesucristo. No hay paridad o aproximación en ello a la doctrina católica de la Eucaristía. - La Misa, No. 2 de 1974.