1917-1921, años de coincidencias revolucionarias y la Legión de María
Por Aires Gameiro
www.legiondemaria.org

Bookmark and Share  
Lenin.   Frank Duff.
Lenin   Frank Duff
     
Si el lector abre un motor de búsqueda de internet, relacionado a los años de 1917-1921, encontrará miles de eventos ocurridos: acuerdo de paz entre Rusia y Alemania, la revolución rusa, apariciones de Fátima, la entrada de los americanos y el fin de la I Guerra Mundial, la gripe española, que mató a Francisco Marto, asesinato de Sidónio Pais, la proclamación de la independencia de la República de Irlanda en 1918, etc. ¿Habrán entre estos eventos relaciones de sentido afines u opuestos?

En 1917, Frank Duff lanzaba en Dublín (Irlanda), con algunas personas, una asociación preliminar de la Legión de María que sería fundada formalmente en 1921. Los inicios de preparación ya funcionaban en 1917. Para resumir la historia de la Legión de María diré que ya lleva 90 años de existencia y tiene 25 millones de miembros. Y en Portugal comenzó en 1949, hace 60 años, y tiene 30 mil miembros. Fue precisamente la celebración del 60° Aniversario de esta gran asociación católica en Portugal que me dio la oportunidad de escribir estas líneas sobre la posibilidad del significado de estas relaciones.

El comunismo leninista-marxista implantaba una estructura ateísta rígida en base de células comandadas como marionetas por las cúpulas autoritarias y despóticas al servicio de la esclavitud diabólica y de la violencia de la muerte, que provocó millones de muertos. Al mismo tiempo, un servidor de Jesús y María se dispuso a organizar otras “células” con el nombre de Legión de María, al servicio del Reinado de Cristo. Una coincidencia con la rotunda diferencia de que la Legión de María (L. M.) tenía el objetivo de (sólo) contrarrestar los males del imperio soviético, dictador y ateo.

En las apariciones de Fátima, Nuestra Señora fue explícita en decir en su mensaje, que sí, tenía que ver con “los errores de Rusia que iría a extenderse por el mundo” y ella pedía que rezáramos el Rosario; y que si fuera acatado su pedido, esos males serian reducidos. La Legión de María no aparece en esta explicación, que yo conozca, en relación a Rusia. Sin embargo fue puesto en evidencia en la reunión de celebración en Fátima el significado de las coincidencias. El fundador de la Legión de María, Frank Duff, ya estaba comprometido con las Conferencias de San Vicente de Paul, con losPioneros (que se abstienen de las bebidas alcohólicas para desagraviar al Sagrado Corazón de Jesús, Manual de la Legión, capítulo 37. 17) y con la evangelización de las chicas de la calle. Una de estas acciones, un retiro para prostitutas, fue posible recorriendo las instalaciones adecuadas de una congregación. Cuando se pidió la autorización a la Superiora General para dicho retiro es inminente la negativa, no concretizándose por una revolución irlandesa que interrumpió las comunicaciones telefónicas en ese mismo momento. (Frank Duff, Autobiografía, 1997, página 39). Pero eso no es todo. Como asociación preliminar, la Legión de María ya estaba usando sus métodos y comenzó a tener las reuniones de grupo, en los años 1917-1921, empezarán a rezar el Rosario, siempre al inicio de cada reunión, y a hablar de la devoción a la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen, según el “Tratado de la Verdadera Devoción” de San Luis María de Montfort, devoción que comenzó a ser asociada a la Legión de María (Robert Bradshaw, Frank Duff, Lisboa 1998, páginas 101-103).
Es sorprendente descubrir que la Legión de María está vinculada por la nomenclatura de nombres latinos de las legiones romanas, pero también “está ligada” a la Medalla Milagrosa y a la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen. En este sentido fue profetizada por san Luis María Grignion de Montfort en 1712, 200 años antes, en su libro, como “ejército” espiritual. Cito un extracto: “Preveo claramente que muchas bestias rugientes llegan furiosas a destrozar con sus diabólicos dientes este humilde escrito y a aquel de quien el Espíritu Santo se ha servido para redactarlo o sepultar, al menos, estas líneas en las tinieblas o en el silencio de un cofre, a fin de que no sea publicado. Atacarán, incluso, a quienes lo lean y pongan en práctica”. La profecía se cumplió: el manuscrito se perdió hasta el año 1842, escondido en un cofre, y sólo en 1843 fue publicado. Pero Montfort agrega: ¡Esta perspectiva me anima y hace esperar un gran éxito, es decir, la formación de “un escuadrón de aguerridos y valientes soldados de Jesús y de María, de uno y otro sexo, que combatirán al mundo, al demonio y a la naturaleza corrompida, en los tiempos como nunca peligrosos que van a llegar!” (Tratado de la Verdadera Devoción, número 114).

Reparo el término “escuadrón” por el nombre de “Legión”. Desde los inicios los legionarios viven este principio: “Cuanto más te consagras a María, tanto más te unirás a Jesucristo” (Tratado de la Verdadera Devoción, número 120), tal como Juan Pablo II vivió el “Totus tuus”. Ante estas coincidencias de fechas y de eventos, algunos encogerán los hombros, otros las “meditan” en su corazón y las viven. Así, como los 25 millones de miembros de la Legión de María. Jesús y María van al frente.

Fátima, 25 de octubre de 2009.

Artículo tomado y traducido al español de la Revista Legiao de Maria, Ano L – Enero/Marzo 2010 – N° 1. Publicada por el Senatus de Lisboa, Portugal.